Localidad de Bremen (Bremen)

alemania

Presentación

Con medio millón de habitantes, Bremen es una ciudad vibrante que ha sabido combinar tradición y modernidad. Su casco antiguo alberga joyas arquitectónicas Patrimonio de la Humanidad que pueden recorrerse fácilmente a pie y su puerto fluvial es el segundo más importante de Alemania. Esta localidad del noroeste del país está acostumbrada a la lluvia, lo que no impide que la ribera del río Weser se llene de terrazas en verano; mientras que en la época invernal, la Marktplatz acoge uno de los mercados de Navidad más bonitos de Alemania. La ciudad es famosa por muchas cosas pero, sobre todo, por el libro de Los músicos de Bremen de los hermanos Grimm.  
Huso horario: UTC +1 (invierno) UTC +2 (verano)
Moneda: Euro

La localidad de Bremen pertenece (de mayor a menor) al estado Bremen y al distrito Bremen.

La localidad de Bremen cubre 326,73 km², tiene 548.475 habitantes y una densidad de 1.678,68 habitantes por km². La altitud media es de 12 m.
El actual alcade de Bremen es Jens Böhrnsen (SPD).
El nombre inglés de la localidad es Bremen.
La página web de Bremen es http://www.bremen.de

Visitas destacadas

Ayuntamiento

El Ayuntamiento es, junto con la estatua de Rolando, el atractivo turístico más destacado de Bremen. Estamos ante una de las obras maestras del Gótico y del Renacimiento Weser, tan característico de esta región de Alemania. En 2004, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad por su belleza pero también por su simbolismo como testigo de la autonomía cívica, la libertad y la soberanía municipal. Este magnífico edificio se ubica en el entorno adecuado: la plaza del Mercado (Marktplatz), que reúne a un buen número de los principales monumentos históricos de Bremen. Su construcción se inició a principios del siglo XV, aunque doscientos años después su fachada fue remodelada por el arquitecto Lüder von Bentheim, quien incluyó elementos arquitectónicos propios de los maestros holandeses como el amplio ventanal y las soberbias decoraciones que pueden verse en la actualidad. El Ayuntamiento de Bremen apenas fue dañado en la II Guerra Mundial, un hecho que no deja de llamar la atención si tenemos en cuenta que el 60% de la localidad quedó completamente destruida. Y otro dato curioso, su sótano alberga un restaurante y una insólita colección de más de 650 variedades de vino alemán

Estatua de Rolando

El mismo año y por los mismos motivos que el Ayuntamiento, la estatua de Rolando también fue incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con sus casi seis metros de altura (más de diez si contamos el pedestal y la columna que la sujetan) y situada en el centro de la Marktplatz, es prácticamente imposible que pase desapercibida para el viajero que llega por primera vez a Bremen. Como en otros enclaves que pertenecieron al Sacro Imperio Románico Germánico, la estatua de Rolando, uno de los míticos paladines de Carlomagno, es el símbolo de los derechos de las ciudades. Fue erigida poco antes de que se colocara la primera piedra del Ayuntamiento en sustitución de una estatua de madera más antigua que fue quemada por los guerreros del arzobispo de la localidad. Se cree que el de Bremen es el monumento a este héroe-mártir más antiguo que existe en Alemania. La estatua, que está protegida por una verja de hierro forjado, ha sido restaurada en repetidas ocasiones; en 1939 se le colocó una cabeza nueva y la antigua pasó a exponerse en el museo Focke de la ciudad.

Monumento en honor a 'Los músicos de Bremen'

Si por algo es mundialmente conocida esta ciudad alemana es por el cuento de los hermanos Grimm Los músicos de Bremen. Y como no podía ser de otra manera, los habitantes de la localidad han querido rendirles tributo con una representación en bronce que se encuentra en la parte oeste del Ayuntamiento. El monumento fue realizado en 1951 por el artista Gerhard Marcks y desde entonces se ha convertido en uno de los símbolos de la localidad. Según el libro de los famosos escritores de cuentos para niños, los músicos de Bremen fueron un burro, un perro, un gato y un gallo que huyen hacia la ciudad para evitar ser sacrificados y con la esperanza de triunfar allí como músicos. El relato de Jacob (1785-1863) y Wilhelm (1786-1859) Grimm describe a Bremen como una ciudad abierta y siempre dispuesta a acoger al extranjero. Según la creencia popular, si el viajero toca las patas delanteras del burro y pide un deseo éste se hará realidad… de ahí que las tenga totalmente relucientes. Entre otros muchos cuentos, los hermanos Grimm escribieron Blancanieves, Cenicienta o La Bella Durmiente y otras obras académicas como el Diccionario y la Gramática alemanes.

Catedral de San Pedro

Sin salir de la Plaza del Mercado, contigua al Ayuntamiento, encontramos la Catedral de San Pedro, una iglesia evangélico-luterana que resalta sobre los demás edificios por las dos torres imponentes, de casi cien metros de altura, que enmarcan su fachada. El templo luce un estilo gótico temprano del siglo XIII. Está construida en ladrillo cocido, al igual que otros muchos edificios religiosos de la época. Las partes más antiguas son las dos criptas que alberga en su interior y que estaban destinadas para el arzobispo y para el emperador. En su interior sobresale especialmente la pila bautismal y una representación de la Virgen con el Niño del siglo XVI. Así mismo, los visitantes pueden apreciar una pintura de Cristo entronizado del siglo XI y una colección de órganos, que están considerados como unos de los mejores de Alemania. En la nave derecha se encuentra el Museo de la Catedral, en el que se muestran una serie de objetos encontrados en los sepulcros, como distintas vestimentas. También es posible subir a la torre sur y disfrutar desde allí de unas magníficas vistas de la ciudad, eso sí, sólo aptas para personas que no tengan vértigo. La entrada al museo es gratuita.

Calle Böttcher (Böttcherstrasse)

Seguramente sea la calle más recorrida de Bremen… La Böttcherstrasse son 110 metros de longitud plagados de museos, tiendas y otras sorpresas que conducen desde la Plaza del Mercado hasta la ribera del río Weser. Estrecha y poco convencional, la calle Böttcher en, en su conjunto, una pieza de arte, repleta de recovecos y pasadizos que sorprenden al viajero. Es una calle con carácter, un proyecto artístico impulsado por Ludwig Roselius (1874-1943), un comerciante local de café y todo un visionario, y materializado por el arquitecto expresionista Bernhard Hoetger (1874-1949). Esta iniciativa única, con la que se pretendía revivir la cultura alemana, se construyó en su práctica totalidad entre 1922 y 1931. Tras la II Guerra Mundial, la calle tuvo que ser reconstruida. Desde la Marktplatz, un relieve dorado con la imagen de San Jorge luchando contra el dragón marca el acceso de entrada a la calle Böttcher. A partir de ahí, se suceden los edificios más variopintos, como el dedicado a Robinson Crusoe (la última casa de la calle en ser completada), la casa de San Pedro, la de los siete hermanos vagos, la de Atlantis o la del propio Roselius, el edificio más antiguo y también el de mayor belleza.

Bremerhaven

Situada a 60 kilómetros al norte, la ciudad de Bremerhaven forma junto a Bremen el Estado alemán de Bremen. Desde su fundación en 1827 es un importante puerto pesquero y mercante. El faro, de ladrillo oscuro y coronado por una cúpula pintada de rojo intenso, es el símbolo de la ciudad. En 1980 se desplazó hasta su emplazamiento actual, directamente en el puerto pesquero; en su interior acoge la taberna más pequeña de la localidad. Bremerhaven ofrece al visitante otras muchas atracciones turísticas, como el Museo Marítimo Alemán, el zoo junto al mar y el submarino de guerra Wilhelm Bauer.

Excursiones en barco

Bremen es el punto de partida perfecto para embarcarse en una excursión por el río Weser. Desde los embarcaderos de San Martín y de Martinianleger, parten los barcos que navegan por diversos puntos turísticos, como los muelles de carga. El precio por persona ronda los 10 euros y el recorrido dura unos 75 minutos. Pero, además, existen otras muchas posibilidades de descubrir los alrededores de la ciudad en barco en excursiones de un día, como las que conducen a Vegesack (15 euros i/v) y sus bellas casas veraniegas de las grandes familias industriales, o a otras encantadoras localidades como Oldenburg (25 euros i/v).

Isla de Heligoland

A 70 kilómetros de tierra firme, en el mar del Norte, la isla de Heligoland en un remanso de paz, con playas de arena y aire puro, sin apenas coches y con un clima más agradable y soleado que Bremen. Su principal particularidad son los acantilados de roca sedimentaria roja; también cuenta con una flora y fauna única que hacen de ella un destino turístico muy recomendado. Para acceder hasta allí desde la ciudad de Bremen, se debe llegar hasta Cuxhaven, ya sea en tren o en autobús, y luego enlazar con alguno de los ferrys que llegan hasta la isla (desde 40 euros/adulto).

Parque Nacional de Wattenmeer

A orillas del mar del Norte se sitúa el Parque Nacional de Wattenmeer (“parque nacional del mar”). Con una superficie de casi 4.500 kilómetros cuadrados, que en su mayor parte están siempre por debajo del agua, es el parque nacional más grande de Alemania y uno de los conjuntos de marismas más destacados del mundo. Desde 1990 es Reserva de la Biosfera y más recientemente ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Desde Bremen, la mejor forma de llegar es por tren o autobús hasta Cuxhaven, a una hora de camino.
Más información: www.nationalpark-wattenmeer.de.

Redactor :

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
DE
Código postal :
28195
Latitud :
53.07504
Longitud :
8.80876
Huso horario :
Europe/Berlin
Universal Time :
UTC+1
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

La ciudad de Bremen dispone de excelentes conexiones con otras localidades alemanas y extranjeras. Desde el aeropuerto internacional de la ciudad (www.airport-bremen.de) se puede volar a cincuenta destinos en todo el mundo. Está situado muy cerca del centro, a menos de veinte minutos. Se puede llegar hasta él de todas las maneras posibles, en coche, autobús (21 € por trayecto), taxi, tren, tranvía (la línea 6), e, incluso, ¡en bicicleta! El tren es otra buena opción si quiere llegar a Bremen, especialmente desde otros destinos de Alemania y también de países vecinos como Holanda. La ciudad cuenta con una de las estaciones de tren más modernas del país. Está muy bien ubicada, a apenas diez minutos andando de la Plaza del Mercado y a menos de cinco del Centro de Congresos. Además de estación de tren es también un gran centro comercial. También es posible llegar en autobús desde prácticamente cualquier rincón del país y desde otras ciudades europeas. En cuanto al coche, la autopista 1 conduce a Hamburgo (norte) y Colonia (sur). La A27 llega hasta Cuxhaven (norte) y hasta Hanover y Berlín (sur). Para desplazarse por el centro de Bremen lo mejor es ir a pie, en bicicleta o utilizar el transporte público.

El transporte en Bremen

Aeropuerto internacional
Neuenland ~3 km
Otros medios de transporte
Ganderkesee Atlas Airfield Airport ~21 km
Weser-Wuemme ~27 km
Bremerhaven ~51 km
Nienburg-Holzbalge Airport ~47 km