Localidad de Bechar (Béchar)

argelia

Presentación

La ciudad de Béchar, Argelia, es la capital de la provincia de Béchar. Históricamente, la ciudad sobrevivió con la industria del carbón y la minería. Los lugareños también dependen de la producción agrícola, gracias a una extensa área de tierra de regadío, donde se cultivan principalmente dátiles.

Aparte de la gran proporción de dátiles que se cultivan en Béchar, también se cultivan cereales, verduras, higos y almendras. Además de los cultivos, también hay un gran número de animales criados por los granjeros y agricultores de la zona, que incluye ovejas, cabras, camellos, vacas y gallinas.

Béchar se adhiere a la zona horaria de Europa Central (UTC+1), pero sin ajustes de reloj al horario de verano. Al igual que en el resto de Argelia, Béchar también acepta el dinar.

Puesto que Béchar está situada cerca de la frontera entre Argelia y Marruecos al noroeste de Argelia, está sujeta a un clima de desierto muy cálido, con temperaturas altas durante el día y muy poca lluvia.

La localidad de Bechar pertenece (de mayor a menor) a la wilaya Béchar.

La localidad de Bechar cubre 5.050 km², tiene 165.627 habitantes (censo 2008) y una densidad de 32,80 habitantes por km². La altitud máxima es de 773 m, la altitud media es de 747 m.
El actual alcade de Bechar es 23 para el período 2007-2012.
El gentilicio para los habitantes de Bechar es Bécharien. El nombre francés de la localidad es Béchar, el nombre inglés de la localidad es Béchar.

Visitas destacadas

Las montañas del Atlas

Cualquier persona que visite Béchar debería tomarse un tiempo para visitar las montañas del Atlas, tanto si es a su llegada a Béchar como a su partida. Aunque la parte más cercana de la montaña está a unos 400 kilómetros de la ciudad y se tarda en llegar unas nueve horas, para aquellos que disfruten de actividades como el senderismo, ciclismo de montaña o de carretera, existe un número de empresas turísticas en Argelia que proporcionan estos servicios a los turistas que visitan las montañas del Atlas sahariano que componen la parte más larga de la cordillera. El pico más alto de las montañas del Atlas sahariano es el monte Aissa, también conocido como Djebel Aïssa en árabe, cuya cima se eleva con orgullo sobre el desierto del Sáhara a una altitud asombrosa de 2.236 metros sobre el nivel del mar. El monte Aissa está a tan solo 300 kilómetros en coche al norte de Béchar y está situado al norte de Ain Sefra. También se puede acceder en tren a la ciudad Ain Sefra, aunque no es aconsejable a menos que los visitantes tengan acceso ahí a un vehículo para poder visitar las montañas.  

El Monte Issa es parte del Parque Nacional de Djebel Aissa, situado en la provincia de Naâma. El parque alberga varias especies protegidas de plantas y animales y ha sido un espacio protegido de belleza natural en Argelia desde 2003.

El desierto del Sáhara

Aunque visitar un desierto puede que no sea el concepto ideal de atracción turística para todo el mundo, el mundialmente famoso desierto del Sáhara es accesible en casi cualquier dirección desde Béchar. El desierto del Sáhara es el desierto más grande del continente africano y también está considerado el desierto más cálido del mundo. Se extiende enteramente por el norte hasta el Mar Mediterráneo y desde el Océano Atlántico hasta el Mar Rojo, cubriendo en el proceso la mayor parte del norte de África.

A pesar de que el desierto del Sáhara es uno de los lugares más secos de la Tierra, no siempre fue así. De hecho, se cree que ha pasado de ser una zona verde y rica en vida vegetal a un desierto seco y árido por el cambio natural de la inclinación de la Tierra. Esta inclinación, que puede variar de entre 22º y 24,5º, es la principal causa de la Edad de Hielo, momento en el que el desierto del Sáhara habría sido significativamente diferente.

Debido a la gran cantidad de viento y a las lluvias ocasionales, en el desierto se forman dunas de arena. Como resultado de este clima particular, algunas dunas de arena pueden llegar a la friolera altura de los 180 metros, una popular atracción turística para los turistas de Béchar.

Palmerales

A pesar de su ubicación geográfica en el corazón del desierto más grande del mundo, la agricultura es el principal medio de vida de la región. La presencia de varios oasis en la región de Béchar ha permitido el crecimiento de varios tipos de cultivo, en particular los dátiles, aunque los oasis por sí solos no son la única razón de la preeminencia de agricultura en la región. Pese a que la fuente de agua de los oasis es realmente útil para el cultivo de plantas tales como dátiles, higos, albaricoques y aceitunas, para mantener la vida de las plantas, se requiere de un uso delicado y cuidadoso de esta agua limitada. Esto se consigue mediante el riego y Béchar cuenta con casi 8.500 hectáreas de tierra de cultivo, que puede ararse o cultivarse y 5.260 hectáreas de tierra que ha sido irrigada con el fin de cultivar.

Los dátiles son un cultivo muy importante en toda Argelia, así como los demás países del norte de África y se mencionan no menos de 20 veces en el Corán. De hecho, los dátiles son una parte importante de la cultura árabe e islámica durante el Iftar, la comida nocturna con la que los musulmanes rompen su ayuno diario.   Puesto que la región de Béchar es altamente agrícola, no es ninguna sorpresa que los palmerales de la zona sean una popular atracción turística.

El Kénadsa Ksar

Un Ksar, escrito a veces Ksour, es la palabra árabe magrebí para “castillo”. Aunque el término se traduce como castillo, generalmente se refiere a un tipo de estructura fortificada muy específico y no a su típico castillo medieval, popularizado por la cultura occidental.

Los rasgos más llamativos del Kénadsa Ksar incluyen la forma en que fue planificado. Los visitantes podrán observar una multitud de características que han sido meticulosamente planificadas y cada elemento del Ksar ha sido pensado con detalle.   Todas las fuentes de agua culminan al pie del acantilado “El Barga”. La astuta observación de los fundadores de Kénadsa les llevó a la actual ubicación de la ciudad. La ubicación de los jardines de Kénadsa Ksar tampoco es casual. El terreno en el que se sitúan los jardines es alimentado por un canal de agua subterráneo.
Esta agua sigue su recorrido hasta un punto de recogida en un pozo subterráneo al que se accede a través del sótano. El agua recogida se utiliza tanto para beber como para los rituales religiosos y, debido a este sistema inteligente, el agua está disponible constantemente en cualquier momento del día.

Aparte de las características estructurales del Ksar, el edificio también cuenta con una hermosa arquitectura y forma parte integral de la historia de Kénadsa.

Museo Béni Abbès

Aquellos que no quieran pasar su tiempo de viaje en el desierto, haciendo senderismo de montaña o visitando los pueblos cercanos de Taghit, Kénadsa o Figuig en Marruecos, pueden disfrutar de multitud de actividades en la ciudad de Béchar. Debido a su tamaño, la ciudad cuenta con un buen nivel de turismo en la ciudad y los turistas que permanezcan en la ciudad pueden visitar el Museo Béni Abbès. Este museo, fundado en el año 1942 por Nicolas Menchikoff, un geólogo franco-ruso, acoge una gran variedad de exposiciones y en sus inicios fue una estación de investigación de la botánica, la zoología y la geología.

En los años 60 y 70, se llevó a cabo una serie de proyectos de investigación que se centraban principalmente en el cultivo de palmeras datileras, la batalla contra las microespecies nocivas y la mejora de la calidad del suelo para el cultivo de las palmeras datileras. Los visitantes del museo son recibidos por una exposición sobre la “prehistoria del Sáhara”, que exhibe fragmentos intactos de rocas exhumadas de cuevas antiguas y cristales en perfecto estado. Encontrarás tanto reliquias como antiguos utensilios de cocina hechos a mano por los primeros habitantes del Sáhara.   También hay colecciones de especímenes de animales, esculturas de piedra, objetos expuestos que incluyen insectos y mariposas de América del Sur que el museo obtuvo a través del comercio internacional.

Transmisor de onda larga de Kénadsa

El transmisor de onda larga de Kénadsa se puede encontrar, como era de esperar, cerca de Kénadsa, una ciudad situada a unos 20 kilómetros de Béchar. Las tres torres de transmisión de onda larga de Kénadsa miden 357 metros de altura cada una y juntas operan como una red de antenas para el transmisor.   El transmisor es utilizado por la empresa de radiodifusión argelina con el fin de transmitir el canal de radio Chaine 1 por toda Argelia. El transmisor de onda larga de Kénadsa es de hecho uno de los transmisores más poderosos del mundo y la única razón de que su señal no se pueda recibir en Europa es que la arena del desierto del Sáhara ofrece una mala conductividad por el suelo.

Taghit

La ciudad de Taghit está a menos de 100 kilómetros de Béchar y se puede llegar por carretera en menos de una hora y media en coche. Está situada al este de Oued Zouzfana, un río que corre a través de la región Oriental de Marruecos y de la provincia de Béchar en Argelia. Aunque la ciudad tiene tan solo unos 6.000 habitantes, la mayoría de los cuales dependen en gran medida de la agricultura al igual que el resto de la región de Béchar, los visitantes no se pueden perder las impresionantes vistas del Gran Erg Occidental, también conocido como mar de Arena Occidental, una vasta colección de dunas de arena.

Kénadsa

Antes de visitar el transmisor de onda larga de Kénadsa, probablemente te encuentres en la propia ciudad de Kénadsa, ya que es probable que si viajas allí desde Béchar, Kénadsa sea tu primera parada así como la más obvia. Kénadsa, al igual que Taghit y Béchar, tiene acceso a las dunas de arena, cosa que significa que si deseas visitarlas y no tienes tiempo para verlas en Taghit o Béchar, lo podrás hacer en Kénadsa.     La ciudad de Kénadsa, al igual que el resto de la región, también es en gran parte agrícola y cuenta con un gran número de hectáreas dedicadas a la producción de cultivos, en particular dátiles.

Figuig, Marruecos

La ciudad marroquí de Figuig está a casi dos horas de Béchar, sin incluir los posibles parones al cruzar las fronteras. La ciudad está construida alrededor de un oasis de palmeras datileras, el cultivo básico de la región.   Figuig cuenta con su propia ruta turística alrededor de la ciudad, que se extiende por casi 7 kilómetros, aunque los visitantes también pueden relajarse en uno de los cafés más nuevos que harán de Figuig su hogar después de la modernización de la ciudad gracias a la llegada de internet de alta velocidad, la telefonía y la televisión por satélite.   El verano es la mejor época para visitar Figuig, ya que muchos de sus habitantes que no suelen estar ahí, regresan en masas, vigorizando de esta manera el corazón y el alma de la ciudad.

Redactor :

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
DZ
Código postal :
08000
Latitud :
31.67802
Longitud :
-1.81078
Huso horario :
Africa/Algiers
Universal Time :
UTC+1
Horario de verano :
N
Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

Béchar está conectada con otras ciudades por la autopista N6. Estas ciudades incluyen Adrar, Mascara, Mecheria, Orán, Saida y Timiaouine. Si viajas hacia o desde Argelia por carretera y cruzas o sales de cualquier país que no sea Túnez, esperar los procedimientos de paso de la frontera puede ser muy pesado. Dicho esto, Béchar está a unas 9 horas en coche desde el norte de Argelia y casi a 12 horas desde Fez, sin incluir el tiempo de cruce en las fronteras.   A Béchar se puede llegar en trenes operados por el servicio nacional de ferrocarriles de Argelia, el SNTF (Societé National de Transportes Ferroviaires), trenes que van en dirección al norte y al sur de la ciudad. En Argelia, la línea de tren del norte sirve a las ciudades de Orán, Alger, Constantina y Annaba y la línea de tren del sur va desde Orán hasta Béchar y desde Constantina hasta Touggourt, vinculando de manera efectiva todos estos pueblos y ciudades.   También hay un aeropuerto situado a unos 4 kilómetros al noroeste de Béchar. El Aeropuerto Boudghene Ben Ali Lotfi o el Aeropuerto Béchar Ouakada cuentan con vuelos operados por Air Algérie hasta Alger y Omán. Puesto que no hay vuelos internacionales desde Béchar, si estás buscando volar a Béchar desde otro lugar que no sea Argelia o internacionalmente, tendrás que volar a través de cualquiera de estas dos ciudades.