Localidad de San Miguel de Tucumán (Tucumán)

argentina

Presentación

Capital del estado de Tucumán, al noroeste del país, San Miguel de Tucumán es la quinta ciudad más grande del país, con 548.866 habitantes censados en el año 2010. Se localiza a orillas del río Salí, en las faldas de uno de los picos del sistema montañoso Aconquija. Hoy es una ciudad muy interesante, repleta de lugares que visitar. De hecho, en el año 2000 fue proclamada Ciudad Histórica por el gobierno de la República Argentina. No en vano fue en San Miguel donde se produjo la Declaración de Independencia del país, el 9 de julio de 1816. Inviernos frescos y veranos calurosos y muy lluviosos definen el clima de la capital tucumana, que podría catalogarse como subtropical. Por sus muchos encantos, la ciudad es uno de los enclaves turísticos más visitados de Argentina.

La localidad de San Miguel de Tucumán pertenece (de mayor a menor) a la provincia Tucumán.

Visitas destacadas

La Plaza de la Independencia, centro neurálgico de la ciudad

En el centro histórico de San Miguel de Tucumán, en un lugar rebosante de sabor y encanto, se localiza la destacada Plaza de la Independencia, la más importante de la ciudad. Es el centro neurálgico de San Miguel y fue construida como plaza de armas en 1685. No fue hasta 1857 cuando se convirtió en un lugar público. Hoy es uno de los rincones estrella de la ciudad, ya que reúne importantes edificios como la Catedral, la iglesia de San Francisco, la Casa de Gobierno de Tucumán o el antiguo edificio del Hotel Plaza, entre otros. Otro de sus encantos reside en que es una plaza con muchos árboles, lo que pone la nota vegetal en este gran recinto urbano. Hay laureles, altas palmeras y aromáticos naranjos. En el centro, y desde 1904, se alza la Estatua de la Libertad, obra realizada en mármol por la escultora argentina Lola Mora. Aunque la plaza se ha mantenido tal y como era desde sus orígenes, alrededor de 1970 sufrió importantes obras de restauración. En la actualidad, además de todos los elementos encantadores que ya hemos citado, hay que destacar el hecho de que posee una atractiva fuente luminosa que hace las delicias de los más pequeños.

La Casa de Gobierno, eclecticismo arquitectónico

Uno de los muchos alicientes que encuentra el visitante para acercarse hasta San Miguel de Tucumán es, sin duda, su maravillosa arquitectura, uno de los más bellos patrimonios de la ciudad. Muestra de ello es la Casa de Gobierno, que data de principios del XX, y que fue mandada construir por el gobernador de la época, Luis Nougués, en un precioso estilo Art Nouveau. En realidad, el edificio exhibe una mezcla de elementos decorativos entre los que destacan algunos propios del barroco francés. Comenzó a construirse en 1908 y se inauguró en 1912, aunque no entró en funcionamiento hasta 1914. Está catalogada como Monumento Histórico Nacional, y no es para menos, ya que es bellísima, tanto en su fachada como en su interior. Actualmente acoge la sede del gobierno provincial de Tucumán. Su fachada llama la atención especialmente por sus tres cúpulas, la central y las dos laterales, y por la escalinata de acceso al interior. En el interior, repleto de salas en las que abunda la decoración un tanto recargada, no se puede dejar de visitar el Salón Blanco, donde se recibe a los visitantes ilustres. Actualmente es posible visitarla, incluso contratar una visita guiada.

La Catedral de San Miguel de Tucumán

Es el templo principal de San Miguel y se localiza en la plaza más importante de toda la ciudad, la Plaza de la Independencia. La primitiva iglesia que después se convirtió en catedral data del año 1685, cuando se fundó la ciudad de forma definitiva. En sus orígenes era un edificio de adobe de estilo barroco colonial hispanoamericano. No fue hasta mediados del siglo XIX, concretamente en 1856, cuando el edificio se modificó para darle el aspecto que tiene hoy en día. La planta es basilical de cruz latina, con una gran nave de tejado a dos aguas. Posee dos altas torres laterales y una cúpula sobre el crucero recubierta de mosaicos de color azul celeste y blanco, los de la bandera argentina. Sin embargo, la característica más señalada de la arquitectura de la catedral es la forma en que se mezclan los elementos constructivos y ornamentales propios de los diferentes estilos. Así, la catedral hace gala de un eclecticismo realmente sorprendente que combina recursos neoclásicos, renacentistas y barrocos de forma magistral. Ya en el interior, muy amplio, destacan las imágenes de San Judas Tadeo y San Simón, patronos de Tucumán. También hay una réplica de La Anunciación de El Greco, y bellos frescos del artista Félix Rebol que representan la Creación del Mundo por Dios.

La Casa Histórica de la Independencia

Uno de los acontecimientos históricos más importantes de San Miguel de Tucumán tuvo lugar en este edificio. Se trata de la Declaración de Independencia de Argentina, el 9 de julio de 1816. La casa en cuestión está en el centro de la ciudad y fue construida en 1760 por el comerciante Diego Bazán para la dote de boda de su hija Francisca. Es un edificio de aire señorial, provisto de un patio interior rodeado de habitaciones. Posee también varios salones principales, otro patio secundario, cuartos para el servicio, etc. Tras la revolución de Mayo de 1810, el gobierno revolucionario ocupó el edificio y lo convirtió en cuartel, y en 1816 se utilizó para celebrar el Congreso de Tucumán, que dio como resultado la firma de la Declaración de Independencia. Después, la casa volvió a manos de los descendientes de Diego Bazán, hasta 1874 cuando, en total estado de abandono, pasó definitivamente a manos del gobierno nacional. A principios del siglo XX se acometió una importante rehabilitación en la que casi hubo que demoler el edificio, debido a su pésimo estado de conservación. En 1941 la Casa de la Independencia fue declarada Monumento Histórico Nacional. Fue reconstruida casi completamente reproduciendo con fidelidad su arquitectura original, y empleando para ello los materiales con los que se construyó. Hoy es un museo que alberga muebles y objetos de la época, así como el manuscrito del Acta de Independencia y la edición impresa.

El Parque 9 de Julio, pulmón de la ciudad

Su nombre conmemora el que fue, seguramente, el acontecimiento histórico más importante de los que han tenido nunca lugar en la ciudad: la Declaración de la Independencia de Argentina. Se trata del parque más grande e importante de San Miguel y fue proyectado en el año 1898 con el objetivo de crear un gran pulmón verde en la ciudad que purificase el aire con su vegetación. Así, nació el parque 9 de Julio, con una extensión de 400 hectáreas, en un terreno pantanoso que hubo que tratar previamente, y que hoy se ubica en la parte este de la ciudad, delimitado por grandes avenidas como la avenida Gobernador del Campo, Coronel Suárez o Benjamín Aráoz. El paisajista encargado del diseño fue el francés Charles Thays, quien proyectó también otros parques muy importantes en Argentina. Se inauguró en 1916 y entre los muchos elementos ornamentales que exhibe destacan algunas réplicas de estatuas clásicas que se realizaron en Francia, así como otros monumentos. Con el tiempo ha visto reducido su tamaño y en la actualidad el terreno destinado al parque sólo ocupa 100 hectáreas. Entre los lugares de interés dentro del parque, destacaremos el reloj floral, el lago San Miguel, la Casa Municipal de la Cultura, etc.

Excursión a las yungas

Por yungas se entiende regiones naturales en las que se combinan zonas de selva tropical de montaña y bosque andino. Cerca de San Miguel de Tucumán existe una zona de yungas por la que se puede hacer un recorrido muy interesante, en el que, además de descubrir la frondosa vegetación de la selva, podremos conocer algunas villas y pueblos de gran belleza. Desde San Javier, a 24 kilómetros de San Miguel de Tucumán, se asciende por un camino de selva hasta lo más alto del cerro del mismo nombre, desde donde se observan unas vistas espectaculares de los valles circundantes. La siguiente parada la hacemos en Villa Nougués, donde se reúnen varias casas de vacaciones que pertenecen a las familias distinguidas de San Miguel de Tucumán. Por último se llega a San Pedro de Colalao, un pueblo en el que se alza una iglesia muy especial.

Para los más intrépidos

La Reserva Natural de Aventuras Loma Bola se encuentra a unos 25 kilómetros de San Miguel de Tucumán, y es el escenario perfecto para todos aquellos a los que les apasionan las emociones fuertes. De hecho, es uno de los mejores centros de vuelo en parapente, no sólo del país, sino también del continente. Allí se puede practicar el vuelo en parapente tanto en invierno como en verano. De hecho, las condiciones son tan buenas, que es el lugar elegido para la celebración del Campeonato Mundial de Parapente, al que llegan aficionados de todas las partes del mundo. En Loma Bola existen varias escuelas de vuelo que guían a los principiantes que se acercan hasta allí para llevar a cabo sus vuelos de bautismo.

Ampimpa, el mejor sitio para mirar las estrellas

Es un pequeño pueblo que se localiza a 108 kilómetros de San Miguel de Tucumán, rodeado de un entorno árido y seco que, sin embargo, muestra también una particular belleza. En Ampimpa se localiza uno de los observatorios astronómicos del país, construido en 1985. Allí se dan las circunstancias idóneas para la investigación como la ausencia de contaminación lumínica, y uno de los cielos más despejados del país. De hecho, desde el año 2003 la zona se convirtió en Sitio de Interés Turístico. Cerca está el pueblo de Tafi del Valle y en el camino que conduce hasta él, encontramos uno de los mejores puntos de observación del lugar, el Mirador del Infiernillo, desde el que los turistas obtienen las mejores panorámicas.

Amaicha del Valle, culto a la Pachamama

A unos 160 kilómetros de San Miguel se localiza el pequeño pueblo de Amaicha, donde reside una comunidad de indígenas que vive con absoluta fidelidad y respeto a las tradiciones ancestrales. Ellos continúan rindiendo culto a la Madre Tierra, la Pachamama, a la que se ha dedicado un museo en Amaicha. También se puede visitar el pueblo de Quilmes, donde se celebra la Fiesta de la Pachamama cada mes de febrero para pedir que la tierra otorgue a los campesino sus frutos, y el ganado sea productivo.

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
AR
Código postal :
T4000
Latitud :
-26.83333
Longitud :
-65.21667
Huso horario :
America/Argentina/Buenos_Aires
Universal Time :
UTC-3
Horario de verano :
N

Ciudades próximas

  • Las Carreras ~1 km
  • La Amalia ~1 km
  • Santillán ~1 km
  • Vencida ~1 km
  • San Lorenzo ~2 km
  • Roma ~2 km
  • La Libertad ~2 km
  • La Quinta ~2 km
  • Entre Ríos ~2 km
Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

- Por carretera: existen varias rutas y carreteras para llegar a San Miguel de Tucumán, aunque una vez en la ciudad nos costará lidiar con el terrible tráfico que domina en sus calles. Si se llega del norte, de Salta o Jujuy, hay que tomar la Ruta 9. La ruta 38 si se llega desde el oeste. O la ruta 157 si se llega desde el sur, desde Córdoba.  

- En avión: El Aeropuerto Internacional Teniente General Benjamín Matienzo se localiza a 9 kilómetros de San Miguel de Tucumán, desde donde se puede tomar un vuelo a diversas ciudades argentinas, incluida Buenos Aires. Para llegar a San Miguel desde el aeropuerto hay una línea de autobús, la nº 121, que nos deja en el mismo centro urbano.  

- En autobús: desde la capital de Tucumán se puede llegar en autobús a las más importantes urbes de Argentina. La estación de autobuses de la ciudad es muy grande.  

- En tren: la ciudad está conectada por ferrocarril con Buenos Aires, con una frecuencia de dos trenes semanales que tardan bastante en llegar, ya que se van deteniendo en muchísimas ciudades. El billete cuesta, ida y vuelta, 7,85 € en clase turista.  

- Transporte público y taxis: cualquier lugar en el centro de San Miguel de Tucumán es fácilmente accesible a pie, por lo que no se necesita medio de transporte alguno. Pero si queremos movernos algo más lejos, conviene utilizar el transporte público, ya que alquilar un coche no es buena idea (el tráfico es espantoso en esta ciudad). Es mejor tomar el autobús, ya que existen unas 40 líneas. El billete cuesta 0,18 €. Si el turista decide tomar un taxi, ha de tener cuidado con los vehículos ilegales. Los taxis regulados son blancos y llevan rayas amarillas y negras.

El transporte en San Miguel de Tucumán

Otro medio de transporte
Teniente Benjamin Matienzo ~11 km