Localidad de Hobart (Tasmania)

australia

Presentación

Las guías turísticas mencionan a Hobart como la segunda ciudad más antigua de Australia después de Sidney. Está en la isla-estado de Tasmania, separada de Australia por el estrecho de Bass. Fue fundada en 1804 y durante muchos años la población estaba formada únicamente por convictos y capataces, además de balleneros y cazadores de focas. Hoy es un importante centro financiero y administrativo que no ha perdido su encanto de ciudad colonial, con sus edificios georgianos y sus animados mercados, sus museos,  sus grandes parques y jardines botánicos. Situada en la desembocadura del río Derwent y al pie del monte Wellington, desde el que se disfruta de unas impresionantes vistas, la ciudad está rodeada de tierras de labranza y exuberantes paisajes naturales. Y por supuesto del mar, que forma parte indisoluble de su idiosincrasia: sus regatas le han dado fama internacional. Por todo esto y mucho más Hobart merece una detenida visita.

La localidad de Hobart pertenece (de mayor a menor) al estado Tasmania y a la región Tasmania.

La localidad de Hobart cubre 1.695,5 km², tiene 202.138 habitantes (censo 2004) y una densidad de 119,22 habitantes por km². La altitud media es de 0 m.
El actual alcade de Hobart es Rob Valentine.
El nombre francés de la localidad es Hobart, el nombre inglés de la localidad es Hobart.
La página web de Hobart es http://www.hobartcity.com.au

Visitas destacadas

Algunas pistas para conocer la ciudad

El corazón de Hobart es la Plaza Franklin, dedicada al exgobernador de Tasmania y gran explorador del Ártico. La preside su estatua, rodeada por una fuente con surtidores. Uno de los atractivos más populares de la plaza es un gran tablero de ajedrez, junto al que visitantes de todo el mundo se fotografían. Franklin Square es lugar de encuentro y también punto de partida para descubrir la ciudad histórica con sus encantadoras casas georgianas, acercarse a la Casa del Parlamento, la Catedral de San David, que data de fines del siglo XIX y es uno de los orgullos de la ciudad, la sinagoga judía, la vieja prisión… Si se sigue el recorrido un poco más lejos, se puede llegar hasta Alexandra Battery, en Sandy Bay, antiguo sistema defensivo de la isla desde el que hay unas inmejorables vistas del río Derwent. En Sandy Bay se puede disfrutar de una playa muy segura y además está situado el Royal Yacht Club de Tasmania, lugar de atraque de barcos de todo el mundo. Para probar suerte, nada como hacerlo en el casino de Wrest Point, o comer en uno de los muchos restaurantes de la zona… Y Hobart ofrece todavía mucho más: grandes jardines, rutas históricas o mercados emblemáticos, como el que hay en Salamanca Place: no se lo pierda por nada del mundo.

Hobart late en Salamanca Place

Salamanca Place, en Sullivans Cove, es el bullicioso corazón ribereño de la ciudad. Pintoresca y animada, con robustos arcos de piedra y bordeada de almacenes de piedra arenisca construidos en el siglo XIX para albergar grano, lana, aceite de ballena y mercancías importadas, es el lugar ideal para sentir el latido de la ciudad. Hoy los almacenes se han reinventado como galerías, teatros, cafés, bares y restaurantes, donde se concentra gastronomía, arte, compras y música. Además, en Salamanca Place se realizan todo tipo de actividades culturales. El Centro de las Artes de Salamanca alberga una colección de galerías y espacios de arte repartidos en siete almacenes históricos. Se pueden conocer de cerca cómo trabajan ebanistas, alfareros o pintores locales en sus estudios, comprar una pieza de artesanía, o acudir a una exposición.  Los viernes por la noche el patio del Centro de las Artes se convierte en una pista de baile en la que disfrutar en directo de música de jazz y swing, entre otros estilos y los sábados cobra vida con los coloristas mercados de Salamanca Markets, donde se pueden encontrar todo tipo de productos frescos de Tasmania, artesanía, ropa de diseño, baratijas y antigüedades… Todo un placer para los cinco sentidos.

El monte Wellington y el monte Nelson

El primero es seña de identidad del horizonte de Hobart. La ciudad está dominada por sus 1.270 metros de altura y el acceso hasta la montaña es muy fácil, por lo que siempre resulta recomendable realizar una excursión a esta montaña que tiene sus propios ecosistemas, es rica en biodiversidad y desempeña un papel importante en las condiciones meteorológicas locales. Aunque su altura no es muy elevada, en la cima siempre hace fresco, por lo que es mejor elegir un día con buen clima. Una vez en la cima la vista panorámica es estupenda, ya que desde el monte Wellington se puede contemplar toda Hobart y el imponente estuario del río Derwent. El Monte Nelson es el lugar donde en el siglo XIX se construyó una estación de señales que anunciaba la llegada de barcos. Es interesante visitar este pequeño edificio, que todavía se conserva en buenas condiciones, y donde se puede conocer de cerca algunos de los viejos códigos de comunicación marítima. Desde la parte más elevada del monte también hay excelente panorámicas, así como senderos para disfrutar de los alrededores.

Un gran festival gastronómico

En el verano de Tasmania y coincidiendo con la Navidad, se celebra en Hobart uno de los festivales más importantes de la ciudad y por añadidura de toda la isla. Se trata del Taste Festival, que dura toda una semana en la que se come y se bebe durante el día y la noche. El evento tiene lugar en el recinto de Sullivans Cove, que se llena de puestos de comida y de productos “made in Tasmania”, así como de variedades de bebidas locales. Es el lugar perfecto para darse un festín con ostras recién abiertas, todo tipo de mariscos, atún o sabroso salmón, paladear champán o vinos del lugar, cervezas y whiskies, probar productos frescos de granja, verduras ecológicas, postres caseros y descubrir los secretos de los principales chefs de Tasmania en un taller de cocina o en una ruta gastronómica por la ciudad. El festival presenta también platos de sabores internacionales, comida persa, hindú y hasta española, preparada en su totalidad con ingredientes tasmanos. A esta fiesta gastronómica se suman exposiciones de arte y actuaciones en directo, al aire libre o en el Forecourt Stage, que acoge a músicos, cantantes y cómicos. Siete días con sus siete noches para probar todo lo que se “cuece” en la isla y cuyo broche final es el espectáculo de fuegos artificiales de Fin de Año sobre Sullivans Cove.

Vela, una auténtica pasión

Las regatas forman parte de la cultura de Tasmania y hay numerosos eventos populares en los que esta disciplina deportiva se convierte en protagonista. De fama internacional es la que se celebra entre Sydney y Hobart el día posterior a Navidad, el Boxing Day. En la Regata Sídney-Hobart los barcos surcan el mar con sus alas blancas desplegadas en una competición que cruza la línea de meta un poco antes de fin de año. No hay ciudadano o visitante que no siga este acontecimiento y se una a la fiesta en el histórico muelle de Hobart para brindar por el nuevo año con las tripulaciones. El ambiente no puede ser más animado y el buen tiempo del verano australiano regala noches suaves para pasarlas en la calle. Es un verdadero placer y un momento de emoción ver cómo los cruceros atracan tras el recorrido y contemplar a los yates llegar tras la reñida carrera de las embarcaciones. Las regatas Melbourne-Hobart y Launceston-Hobart se celebran también por las mismas fechas, lo que supone un aliciente más disfrutar del ambiente general de las celebraciones en el muelle.

Parques y jardines históricos

Muy próximo a Queens Domain, el parque público más grande y popular de la ciudad, están los Royal Tasmanian Botanical Gardens, o lo que es lo mismo el Jardín Botánico de Hobart, el segundo más antiguo de Australia fundado en 1818. Con sus 13,5 hectáreas de superficie, es famoso por la riqueza y variedad de árboles, plantas exóticas y por su gran colección de especies autóctonas.También incluye una recreación de jardines orientales, un gran invernadero, así como numerosos senderos, áreas de picnic y otros muchos servicios. Y si se quiere conocer en directo al celebre demonio de Tasmania - pequeño marsupial carnívoro con hábitos nocturnos que solo vive en la isla y actualmente está en peligro de extinción- nada como visitar el zoo de la ciudad.

Richmond y su legendario puente

El puente más antiguo de Australia se encuentra en Richmond, a unos 20 minutos por carretera desde Hobart. Conecta las dos orillas del río Derwent, y está en un bucólico paisaje de campiña. Es uno de los emblemas de Tasmania. Pero la visita a Richmond es muy recomendable no solo por su puente, sino también porque esta es una de las ciudades de estilo georgiano más antiguas y cuenta con numerosos monumentos históricos, como la vieja iglesia católica y su cementerio, o el edificio postal más antiguo y bonito de Australia. También es un buen lugar para hacer compras en sus numerosas tiendas de artesanía y productos locales.

Una prisión de la que nadie podía escapar

Port Arthur es un pueblecito a 60 kilómetros de Hobart. En este asentamiento se construyeron once recintos penitenciarios entre los siglos XVIII y XIX, cuando Tasmania todavía pertenecía al imperio británico, siendo lugar de destino de un gran número de convictos ingleses. Su importancia histórica radica, entre otros muchos factores, en que se trata de uno de los mejores y más tempranos ejemplos de los denominados sistemas carcelarios de aislamiento, ya que Port Arthur está separado de Tasmania por una angosta franja de tierra rodeada por aguas llenas de tiburones: fugarse con vida era prácticamente imposible. Hoy es un museo al aire libre y una de las áreas más significativas de patrimonio australiano, que recibe cada años millares de visitantes.

Museos de lo más variados

Muchas de las viejas casas del sigo XIX, una atracción en sí mismas, se han habilitado como museos en Hobart; entre ellos, el Museo Patrimonial Narryna, instalado en una vivienda colonial que data de 1836. Contiene una gran colección de muebles, porcelana china, pinturas y obras de arte. El Museo de Tasmania y la Galería de Arte, con su colección de gemas, flora y fauna típicas de esta parte de Australia, y la Destilería y Museo de Tasmania, lugar donde se producía el whisky Sullivan Cove, son también muy interesantes. Y si se quiere profundizar en las investigaciones científicas australianas y como funciona la base del país en el continente blanco de la Antártida, nada como visitar el museo que lleva su nombre.

Redactor :

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
AU
Código postal :
7000
Latitud :
-42.88274
Longitud :
147.33023
Huso horario :
Australia/Hobart
Universal Time :
UTC+10
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

Se puede llegar hasta Hobart en avión o bien en barco desde Australia, siendo la primera opción la más común.
Hay varias líneas aéreas y varias las empresas de Ferries las que realizan las travesías entre un lado y otro del Estrecho de Bass.

El Aeropuerto Internacional de Hobart es la principal vía de entrada a la isla. También otros aeropuertos como el de Launceston, y algunos pequeños aeropuertos, como los que podemos encontrar en la Isla Flinders. 
Desde Hobart a Sydney encontrará varios vuelos diarios, así como a los aeródromos de Queenstown, o de Strahan o Burney.

En barco, son varias las empresas que realizan la travesía entre Melbourne y Devonport. La duración son 3 horas por el Estrecho de Bass. 

En coche: Las carreteras que conectan las distintas ciudades de la isla son buenas y algunas atraviesan paisajes de gran belleza. 

El transporte en Hobart

Aeropuerto internacional
Hobart ~16 km