Localidad de Bled (Gorenjska)

eslovenia

Presentación

Bled es uno de los destinos turísticos más populares de Eslovenia. La ciudad se encuentra anclada en un entorno idílico: al borde de un lago de aguas cristalinas, al pie de los impresionantes Alpes Julianos y bajo la protección de un impresionante castillo que parece sacado de un libro de cuentos. Bled ofrece, además, la posibilidad de practicar un sinfín de actividades al aire libre, como senderismo, equitación, ciclismo, pesca, esquí, golf e, incluso, buceo. Por si fuera poco, sus habitantes, alrededor de 11.000, disfrutan de un clima más suave que otras localidades del país, ya que las montañas cercanas les protegen de los vientos llegados del norte, y de las propiedades curativas de sus manantiales.
Huso horario: UTC +1 (invierno), UTC +2 (verano)
Moneda: Euro

La localidad de Bled pertenece (de mayor a menor) a la región Gorenjska, a la provincia Radovljica y al distrito Bled.

La localidad de Bled tiene 10.899 habitantes (censo 2002). La altitud máxima es de 501 m, la altitud media es de 5.077 m.
El nombre español es Bled.
La página web de Bled es http://www.bled.si

Visitas destacadas

Castillo

Desde principios del siglo XI, el castillo de Bled se alza imponente sobre el lago del que recibe el nombre. Está construido sobre un acantilado de 130 metros de altura que regala a los visitantes unas vistas espléndidas. Atravesar el puente levadizo y recorrer los patios fortificados, con sus muros decorados con escudos esculpidos en piedra, nos traslada por unos instantes a tiempos pasados. El emperador alemán Enrique II regaló el castillo al Obispado de Brixen para pasar, siglos después, a manos de la Casa de Habsburgo. En la actualidad, el edificio que más interés despierta en los viajeros es la capilla gótica construida en el s. XVI y renovada después siguiendo los dictámenes del barroco. En su interior se pueden contemplar una serie de frescos ilusionistas. El recinto cuenta también con un museo, una bodega, una antigua imprenta y un restaurante. En verano, el castillo de Bled, la segunda atracción turística más visitada de Eslovenia, acoge distintos eventos culturales; la más solicitada es una recreación teatralizada de la vida medieval.
Dirección: Grajska cesta, 61. 4260 Bled
Teléfono: +386 4 572 97 82
Correo electrónico: blejski.grad@zkbled.si
Página web: www.blejski-grad.si
Horario: Abierto todos los días de 8:00-18:00 (invierno) y de 8:00-21:00 (verano).
Precio de la entrada: 8 euros/adultos.

La isla del lago

La isla del lago Bled, que alberga la iglesia de la Asunción, es el otro gran reclamo turístico de la localidad. En la antigüedad, aquí se adoraba a Živa, la diosa del amor y la fertilidad, pero tras la conversión de la población al cristianismo fue remplazada por un templo dedicado a la Virgen María. En 1465 se levantó una iglesia de una sola nave de estilo gótico y un campanario de 52 metros de alto. Con el paso de los siglos, el recinto fue ampliándose y se renovó su aspecto para darle una impronta barroca. Una impresionante escalinata de 99 peldaños conduce hasta el templo; un recorrido que, según la tradición, el novio debe realizar con la novia en brazos si desea casarse con ella. Las leyendas y el misterio rodean esta increíble isla, la única que existe en todo Eslovenia. Para llegar hasta allí sólo hay una manera: alquilar una pequeño bote de remos o tomar un Pletna, una pequeña barca de madera hecha a mano, del estilo de una góndola, típica del lago Bled. El trayecto de ida y vuelta cuesta 12 euros.
Teléfono: +386 4 576 79 00
Página web: http://www.blejskiotok.si
Correo electrónico: info@blejskiotok.si
Precio de la entrada en la iglesia de la Asunción: 3 euros

Lago Bled

Recorrer el lago Bled es una experiencia que dejará recuerdos imborrables en el viajero. Existe un camino señalizado que a lo largo de seis kilómetros que bordea las aguas cristalinas. Puede recorrerse a pie o en bicicleta y cuenta con zonas de descanso desde donde admirar el paisaje o simplemente disfrutar contemplando a los cisnes mientras se degusta el típico pastel de crema de la localidad. En verano se puede escapar del calor dándose un baño en sus aguas, que suelen tener una agradable temperatura que ronda los 23 grados centígrados gracias a las fuentes termales situadas en su extremo noreste. También es posible practicar remo, un deporte con una gran tradición en este enclave de Eslovenia. Otra alternativa para descubrir el lago Bled es subirse a una Pletna (www.pletna.si/domov.html) y navegar sus tranquilas aguas. Y para los amantes de lo auténtico, siempre queda el paseo en fijaker, un pequeño carro tirado por un caballo. Los conductores visten el traje de la región; se trata de una profesión que se traspasa de padres a hijos, de generación en generación. En la asociación de Fijaker (www.fijaker-bled.si) pueden informarle de los posibles recorridos, así como de sus tarifas.

Iglesia de San Martín

En el centro de la ciudad, a orillas del lago, encontramos la iglesia de San Martín, un precioso edificio neogótico construido en el año 1905 sobre los restos de otro templo cuyo origen se remontaba al año 1.000 después de Cristo. Destaca su tejado ricamente decorado y su interior, con una cúpula dorada que cae sobre el altar. Para levantar la iglesia de San Martín de Bled se siguieron los planos del arquitecto Friedrich von Schmidt, creador del ayuntamiento de Viena. Sin embargo, el proyecto inicial fue modificado después por Josip Vancaš, especialmente en lo que respecta al diseño de la parte interior del templo. La mayor parte de las esculturas del edificio llevan el sello de Ivan Vurnik, de Radovljica, y están esculpidas en el mejor mármol de Carrera. Los frescos son obra del pintor Slavko Pengov, quien los realizó entre los años 1932 y 1937. En el exterior de la iglesia de San Martín de Bled todavía se conservan restos de la muralla del siglo XV que recuerdan al visitante la época de las invasiones turcas que se vivieron en ésta región de Europa.

Monumentos

Bled está salpicado de pequeños monumentos en honor a algunos de sus personajes más ilustres o de aquellos que contribuyeron de forma notable al desarrollo de la ciudad. En el camino que bordea el lago, junto al cobertizo en el que se guardan las barcas, encontramos el busto de Boris Kocijančič, durante largos años presidente de la Asociación Eslovena de Remo y organizador de los Campeonatos del Mundo celebrados en la ciudad en 1956 y 1966. A pocos pasos se erige la estatua de un barquero anónimo, obra del escultor Boris Kalin. En el parque de la calle Prešernova hay un monumento que rinde homenaje a Josip Plemelj, gran matemático y primer rector de la Universidad Eslovena de Liubliana. En otro parque, esta vez en el que se ubica junto al camino que conduce a la zona de baño cercana al castillo, podemos descubrir el monumento a France Prešeren; su construcción en 1883 supuso el primer tributo de los eslovenos a su mayor poeta. Por último, en lo alto de Straža, está el homenaje al ciudadano suizo Arnold Rikli, artífice en el siglo XIX del desarrollo de Bled como ciudad balneario.

Garganta de Vintgar

Si nos dirigimos hacia al noroeste y recorremos apenas cuatro kilómetros llegamos a la famosa Garganta de Vintgar, descubierta por Jakob Žumer y Benedikt Lergetporer in 1891. La erosión del río Radovna ha dado lugar a una increíble garganta de 1,6 kilómetros de longitud, con varias piscinas naturales, que termina en una cascada de trece metros de altura. Esta obra de arte de la naturaleza está perfectamente adaptada al turismo, con pasarelas de madera y puentes que permiten su observación, por lo que el número de personas que la frecuentan es alto.
La Garganta de Vintgar está abierta al público de abril a noviembre (8:00-19:00 horas).
Precio de la entrada: 4 euros/adulto

Parque Nacional de Triglav

En las inmediaciones de Bled, a sólo 40 minutos, encontramos el Parque Nacional de Triglav, uno de los más antiguos de Europa. La reserva natural, que ocupa el 4% del territorio esloveno, se extiende por buena parte de los Alpes Julianos e incluye el pico más alto del país: el Monte Triglav (2.864 m). Para los amantes de la naturaleza es un auténtico paraíso imposible de pasar por alto. Las autoridades del Parque Nacional de Triglav (www.tnp.si/national_park/) ofrecen información detallada de las posibles rutas, algunas de las cuales son accesibles para personas con movilidad reducida, y un servicio de guías profesionales.

Cueva de Babji zob

Bled cuenta con una larga lista de tesoros naturales, uno de los más escondido es la cueva de Babji zob. Mide 300 metros de largo y desde su techo cuelgan numerosas estalactitas, muchas de ellas en espiral, algo poco común en las formaciones geológicas del país. La cueva de Babji zob recibe visitantes desde el siglo XIX, en parte gracias a la facilidad con que se puede acceder a su interior. El túnel está señalizado, con un camino en buenas condiciones y luz eléctrica. Horario: Domingos, a las 10:00 horas entre los meses de mayo y agosto

Liubliana

Desde Bled es relativamente fácil visitar en una excursión de un día otras destacadas ciudades de Eslovenia, como Liubliana. Tan sólo hace falta recorrer 56 kilómetros para encontrarse de lleno en la bella y tranquila capital del país. Pasear a orillas del río Ljubljanica y tomarse algo en una de sus muchas terrazas, recorrer las plazas Mestni y Preseren, visitar la Catedral de San Nicolás, recuperar fuerzas en el parque Tivoli y, sobre todo, subir hasta el castillo son sólo algunas de las numerosas atracciones turísticas que alberga esta ciudad.

Redactor :

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
SI
Código postal :
4260
Latitud :
46.36669
Longitud :
14.10851
Huso horario :
Europe/Ljubljana
Universal Time :
UTC+1
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

La ubicación geográfica de Bled hace que resulte relativamente fácil llegar hasta allí. La ciudad se encuentra conectada por carretera tanto con la capital, Liubliana, como con Austria e Italia. También existen autobuses regulares que enlazan con las localidades cercanas y con las principales urbes del país. La estación de autobuses se encuentra en el centro, en la intersección de Cesta Svobode y Grajska Cesta. El billete a Liubliana cuesta alrededor de 7 euros y el trayecto dura alrededor de hora y media.

En cuanto al transporte ferroviario, Bled cuenta con dos estaciones; la de Lesce-Bled está situada a tan sólo 4 kilómetros al sureste del centro y por ella pasa la línea Munich-Salzburgo-Villach-Liubliana-Belgrado-Estambul-Atenas. Un autobús urbano conecta la estación con la ciudad (2 euros); también se puede hacer el recorrido en taxi. La otra estación de tren, Bled-Jezero- se encuentra al otro lado del lago, a algo más de un kilómetro. Por ella pasa la línea Villach-Jesenice-Nova Gorica.

El aeropuerto internacional más cercano es el de Liubliana – Brnik, a 36 kilómetros de Bled. Algo más cerca, a apenas 4 kilómetros, está el aeropuerto deportivo de Lesce (este último también permite aterrizaje de helicópteros). La mejor manera de desplazarse por Bled es, sin lugar a dudas, a pie. En la ciudad y alrededor del lago hay numerosas zonas peatonales, perfectas para dar un relajado paseo.