Localidad de Bauska (Bauskas)

letonia

Presentación

La ciudad letona de Bauska no se convirtió en ciudad hasta el siglo XV. Antes de ello, la zona y alrededor de lo que es hoy es Bauska estaba habitada por tribus con poco interés en construir la vibrante ciudad que usted puede visitar hoy. 
De hecho, la llegada de los alemanes actuó como catalizador del crecimiento de Bauska. La construcción del castillo de Bauska por los alemanes llevó al desarrollo de la ciudad, que gozó del estatus como tal a partir de 1609.
Los alemanes que residían ahí eran parte de la Orden de Livonia de la Orden Teutónica y después de la guerra de Livonia, la ciudad se incluyó en el ducado de Curlandia. 
La ciudad fue un punto importante durante la Guerra Polaco-sueca y la Gran Guerra del Norte y durante los siglos XVII y XVIII la atacaron con frecuencia suecos y rusos.  
La ciudad que usted puede ver hoy todavía retiene muchos elementos de su historia, al igual que varias interesantes actividades modernas para los turistas.

La localidad de Bauska pertenece (de mayor a menor) a la región Bauskas y al distrito Bauska.

La localidad de Bauska tiene 10.945 habitantes.
El actual alcade de Bauska es Ārija Gaile.
El nombre francés de la localidad es Bauska, el nombre inglés de la localidad es Bauska, el nombre español es Bauska.
La localidad de Bauska fue fundada en 1609. La página web de Bauska es http://www.bauska.lv

Visitas destacadas

El castillo de Bauska

El castillo de Bauska es tal vez el más importante sitio histórico de toda Bauska. Debido a que el castillo de Bauska llevó al desarrollo de la ciudad misma, no es de sorprender que sea uno de los destinos turísticos más populares de la ciudad.
Es una lástima que por el enorme número de ataques sufridos en el castillo, el castillo de Bauska original es poco más que ruinas. Sin embargo, el palacio adyacente se restauró recientemente y se levanta como un ícono impresionante de la historia de Bauska. 
Las primeras partes del castillo se construyeron inicialmente entre 1443 y 1456 por los caballeros teutónicos y el castillo se estuvo construyendo por cerca de 200 años hasta finales del siglo XVI. 

El castillo de Bauska tiene muchos de los rasgos comunes que usted esperaría de un castillo, como una torre de observación, un puente levadizo, un cadalso y un cuartel. 

Cuando la Orden Teutónica abandonó el castillo en 1562, el castillo de Bauska fue la casa de los duques de Curlandia, que habían hecho construir otro palacio en el siglo XVII hasta la Gran Guerra del Norte, cuando el castillo y el palacio fueron destruidos y abandonados.
 
Los visitantes pueden ver el palacio durante el verano, además de poder explorar las ruinas del castillo. Hay hermosas vistas desde lo alto de la torre y hay un museo para conocer más sobre el castillo y el palacio, al igual que un café para sentarse a comer y relajarse.

El Palacio de Rundāle

El Palacio de Rundāle es un fantástico palacio barroco construido durante el siglo XVIII por los duques de Curlandia. El Palacio de Rundāle puede encontrarse en Pilsrundāle, que está a sólo doce kilómetros del centro de Bauska y toma alrededor de una hora llegar ahí en coche. 

El palacio se construyó durante dos diferentes periodos. La construcción inicial se realizó tras completarse el diseño de Bartolomeo Rastrelli entre 1736 y 1740. Rastrelli fue un famoso arquitecto barroco cuyas otras obras famosas incluyen el Palacio de Invierno en San Petersburgo y el Palacio de Catalina en lo que ahora es Pushkin.

La segunda fase de construcción del palacio tuvo lugar entre 1764 y 1768 y se concentró principalmente en completar el interior. La fase inicial había dejado el palacio sin decorar y Rastrelli había vuelto después para completarlo. Esta fase incluía varias decoraciones de estuco que había completado  Johann Michael Graff, un artista alemán.

El palacio fue muy dañado durante la guerra de independencia de Letonia en 1919 y finalmente terminó en las manos del Museo Estatal de Historia de Letonia en 1933. La Segunda Guerra Mundial también tuvo un efecto perjudicial en parte del palacio y en 1972 se convirtió en el museo que usted puede visitar ahora.

El Ayuntamiento de Bauska

El Ayuntamiento de Bauska es otro de los maravillosos sitios históricos de la ciudad y ha jugado un importante papel a lo largo de la historia de la ciudad letona. Cuando se construyó en el siglo XVII, era el más grande ayuntamiento en todo el ducado y uno de los más grandes de todo el país. 

Cuando Bauska ganó su derecho como ciudad en 1609, pasaron sólo seis años antes de que el duque de Curlandia diera a Bauska permiso para construir su ayuntamiento. Había ya un edificio de ayuntamiento que se había construido durante el siglo XVI, que se expandió para satisfacer las necesidades de Bauska y su nuevo estatus. 

Cuando se completó el ayuntamiento tenía un campanario que se usaba para dar la alerta a los habitantes de Bauska en caso de algo importante. Debido a problemas de financiamiento en el siglo XIX, se tiró el campanario en 1852, pues el Concejo en ese entonces no podía darle mantenimiento ni hacer las renovaciones requeridas  para mantenerlo en pie. 

Más problemas financieros significaron que el edificio perdería su segunda planta en 1871, ya que antes que renovarse, se desmanteló. Desde entonces, no se ha realizado ningún cambio arquitectónico de importancia y el edificio que usted admira hoy es justo como era hace un siglo.

El Palacio Mežotne

El Palacio Mežotne es otro de los importantes palacios en la región. La arquitectura del palacio sigue el estilo clasicista y la construcción tuvo lugar por más de cuatro años en el cambio al siglo XIX, entre 1798 y 1802.

Antes de la construcción del palacio en Mežotne, las tribus simigalianas utilizaron la zona como baluarte por más de mil años. Mežotne, en mucho al igual que Bauska, no se desarrolló sino hasta mucho más tarde. Las primeras fincas en la región aparecieron alrededor del siglo XVII, y en 1795 Catalina II otorgó la finca al profesor de sus nietos, que se convertiría en conde sólo cuatro años más tarde, en 1799.

El palacio se construyó para albergar un profesor y una institutriz de algunos de los nietos de Catalina II. Giacomo Quarenghi y Johann Gottfried Adam Berlitz, dos famosos arquitectos de ese entonces, tuvieron el encargo de completar el diseño del palacio Mežotne.

El palacio quedó en manos de la misma familia hasta 1920 y durante la Segunda Guerra Mundial se destruyeron varias partes del edificio.

El terreno alrededor del palacio en Mežotne también es impresionante; toda la zona fue propiedad de la familia Lieven hasta 2010. En 2001 tuvo lugar la reconstrucción y partes del edificio formaron parte de un magnífico hotel.

La iglesia del Espíritu Santo

Una de las más hermosas iglesias en Bauska es la iglesia del Espíritu Santo. Esta iglesia del siglo XVI se construyó entre 1591 y 1594 y es el edificio más antiguo que se conserva en toda Bauska.

La iglesia del Espíritu Santo se construyó en un principio por la congregación alemana presente en la región. La primera iglesia no incluía una torre. Se construyó una torre en 1614 y la cúpula y la aguja se añadieron en 1623.

Después de una tormenta en la que un rayó impacto la aguja, ésta se desmanteló a causa del daño recibido. A pesar del propósito en apariencia religioso de la iglesia del Espíritu Santo, la iglesia también jugó un papel administrativo: guardar y conservar un gran número de archivos relacionados con la ciudad de Bauska.

Al igual que la grande colección de archivos de la iglesia del Espíritu Santo, también se guarda una impresionante colección de piezas históricas fascinantes y hermosas que se han recolectado con los años. Estas piezas incluyen el altar que se construyó en 1699 y se reconstruyó en 1861. La iglesia también tiene un maravilloso púlpito que fue un regalo de un senador ruso en 1795, que ya había donado el órgano en 1766.

Trusu Pilsetina

Tiene que tener un corazón de piedra para no amar Trusu Pilsetina. La Trusu Pilsetina es básicamente una villa de conejos donde los visitantes de todas las edades pueden apreciar más de sesenta diferentes razas de conejos. La Trusu Pilsetina es la idea de un carpintero que construyó un refugio para los conejos con sus propias manos. El proyecto ha culminado en un esfuerzo compartido con expertos en conejos para expandir constantemente la colección de conejos en exhibición.

Trusu Pilsetina es el perfecto destino para los que visitan la ciudad letona de Bauska con niños. Eso no quiere decir que los adultos no la amarán tanto como los niños.

El Museo de Máquinas de Bauska

Uno de los más fascinantes museos de Bauska no está dedicado a sucesos históricos o al arte. El Museo de Máquinas de Bauska está dedicado a la industria automotriz y aunque incluye un elemento de historia, permanece fiel a su propósito de presentar una fascinante narrativa con el uso de coches de motor de Letonia y el resto del mundo. El principal tema del museo es el automotriz, pero hay también piezas de maquinaria agrícola y otras máquinas tecnológicas que se utilizan en la vida diaria. 

Incluso a los que no tienen un especial interés en la maquinaria, seguramente les impresionará el excelente personal del museo que realmente le ayudará a hacer interesante el tema en cuestión.

El Parque Natural Tērvete

El Parque Natural Tērvete está un poco más lejos de Bauska que otras atracciones populares, los amantes de la naturaleza serán recompensados al hacer el viaje, que sólo toma cerca de cincuenta minutos en coche. El Parque Natural Tērvete es un destino ideal para los que viajan con familia y especialmente con niños menores. 

Uno de los rasgos esenciales del Parque Natural Tērvete es la manera en que se mezcla la naturaleza local con el folclor y los cuentos de hadas. En términos de naturaleza, el parque aloja más de 70 variedades de plantas en peligro de extinción y protege una variedad de aves, reptiles y anfibios.

El bosque Pokaini

Si el Parque Natural Tērvete le hace desear pasar más tiempo al aire libre, entonces el bosque Pokaini debe ser el siguiente destino en su itinerario. El parque está más alejado de Bauska que el Parque Natural  Tērvete, pero se puede llegar a él en coche en una hora y media.

El bosque, como los árboles en él, está firmemente arraigado en el folclor y la espiritualidad locales. Se piensa que el bosque es una potente fuente y centro de energía espiritual por sus varias formaciones de piedra. La naturaleza que da la bienvenida a sus visitantes en el Bosque Pokaini es tan diversa como es hermosa y permite a los visitantes disfrutar de las colinas, valles y manantiales.

Redactor :

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
LV
Código postal :
3901
Latitud :
56.40428
Longitud :
24.19380
Huso horario :
Europe/Riga
Universal Time :
UTC+2
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

  • Saules ~1 km
  • Jauncode ~2 km
  • Bērzkalni ~1 km
  • Guntas ~4 km
  • Mūsa ~3 km
  • Janeikas ~3 km
  • Lepšas ~3 km
  • Pamūša ~3 km
  • Liellauki ~3 km
Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

Para llegar a Bauska de fuera de Letonia, los visitantes tienen que llegar primero al país. A los que vienen de la UE les alegrará saber que Letonia es parte de los Acuerdos de Schengen y no hay controles fronterizos para los que conducen a Letonia. Es una lástima que los que vienen a Letonia desde más lejos tienen probablemente que tomar un vuelo y serán sujetos al no tan popular control aduanal. 

El Aeropuerto Internacional de Riga es la única opción para volar a Riga, pues es el único aeropuerto del país que ofrece vuelos comerciales. La distancia entre Riga y Bauska es convenientemente no muy grande, y hay vuelos directos a Riga desde muchos de los importantes destinos de Europa, al igual que de Norte y Sudamérica, África, Asia y Australasia.  

Además del gran número de vuelos directos, hay varias conexiones desde los más grandes centros de vuelos en Europa, lo que significa que puede llegarse a Riga desde casi cualquier aeropuerto del mundo. 

Hay también trenes que operan desde Moscú y San Petersburgo a Riga, lo que hace que los visitantes desde Rusia pueden llegar a Bauska sin volar. 

Una vez en Riga, el camino a Bauska toma sólo un poco más de una hora y hay autobuses disponibles cada hora desde la capital a Bauska.