Localidad de Rāwalpindi (Punjab - North)

pakistan

Presentación

En la provincia de Punjab, en Pakistán, encontramos la ciudad de Rawalpindi, as escasos 14 kilómetros de la capital actual del país, Islamabad. Y digo actual, porque Rawalpindi fue la capital de Pakistán entre los años 1959 y 1967, mientras se construía Islamabad. Además de poseer numerosos lugares culturales de gran interés, el Cuartel General del Ejército de Pakistán y diversas industrias, en Rawalpindi se localiza el Aeropuerto Internacional de Islamabad. Se trata de una gran urbe, una de las más pobladas del país, con unos 3.039.550 habitantes según datos de 2006. El clima de “Pindi”, como suelen llamar los lugareños a la ciudad, es subtropical húmedo, y presenta veranos muy calurosos e inviernos suaves, con una época lluviosa que suele alcanzar su punto álgido en los meses de julio y agosto.

La localidad de Rāwalpindi pertenece (de mayor a menor) a la provincia Punjab - North y al distrito Rawalpindi.

La localidad de Rāwalpindi cubre 5.286 km², tiene 4.500.000 habitantes (censo 2008) y una densidad de 851,31 habitantes por km². La altitud máxima es de 500 m, la altitud media es de 500 m.
El nombre francés de la localidad es Rawalpindi, el nombre inglés de la localidad es Rawalpindi, el nombre español es Rawalpindi.
La página web de Rāwalpindi es http://www.rawalpindi.gov.pk

Visitas destacadas

Los maravillosos parques de la ciudad

Rawalpindi es una ciudad en la cual abundan los parques y las zonas verdes. Se trata de espacios para disfrutar al aire libre que acaparan el protagonismo absoluto en una ciudad que, por otro lado, resulta bulliciosa y caótica. Uno de los más importantes es el Parque Nacional de Ayub, que se localiza en la carretera de Jhelum. Con 930 hectáreas de terreno, consta de numerosas instalaciones para el disfrute de grandes y pequeños. Además de un lago en el que es posible navegar, hay una amplia zona de juegos infantiles, un acuario e, incluso, un teatro al aire libre, además de un restaurante y amplísimos jardines. Otro de los parques señalados de la ciudad es el conocido como Liaquat Bagh, muy interesante desde un punto de vista histórico, por ser el lugar en el que fue asesinado el primer ministro de Pakistán, Liaquat Ali Khan, en 1950, y también Benazir Bhutto, también primera ministra del país, en 2007. En nuestro recorrido particular por los parques de la ciudad no podemos dejar de mencionar el Parque Público Rawalpindi (o Nawaz Sharif Park), en la carretera de Murree, que se inauguró en 1991 y que consta de zona de juegos, jardines e, incluso, un campo de cricket.

La arquitectura de Rawalpindi, todo un tesoro cultural

Uno de los motivos por los que resulta realmente interesante viajar a Rawalpindi y pasar un tiempo en la ciudad, es la gran cantidad de edificios de arquitectura impresionante que posee. Son lugares de interés, desde templos hasta edificios de arquitectura civil, que atraen la atención de los turistas de forma justificada, por su peculiaridad y sus belleza. Algunos de ellos son el Fuerte Viejo (o Purana Qil’aa), los Jardines del Jefe (o Bagh Sardaran) o el templo Jain Mandir. Este último es un lugar de culto para los jainistas. El jainismo es una religión de origen indio que se fundamenta en la no violencia hacia todos los seres vivos, en la independencia espiritual y en la igualdad. Los templos Jain exhiben varios estilos arquitectónicos, y varían mucho de unas zonas a otras. En su diseño suelen abundar las columnas de mármol y las representaciones a la deidad principal del templo, o mulanayak. En Rawalpindi existen también algunos edificios que datan de la época de ocupación británica de la ciudad, como el Gordon College. También destaca el santuario de Hazrat Shah Sakhi Chan Charagh, el santo patrón de la ciudad y el protector de las llamadas “ciudades gemelas”, Rawalpindi e Islamabad.

Una ciudad para los deportes

Rawalpindi es una ciudad dedicada, entre otras muchas cosas, al deporte. Sus ciudadanos lo viven con pasión, y el propio núcleo urbano dispone de instalaciones deportivas de primer orden en los que se desarrollan diversos deportes populares que se juegan en Pakistán. Como, por ejemplo, el cricket pakistaní, un deporte de origen inglés que es un recuerdo de la época de ocupación británica. De hecho, el cricket es muy popular en todo el subcontinente indio. Rawalpindi ha dado grandes nombres a este deporte, ya que diversos jugadores destacados proceden de la ciudad. Uno de ellos es Shoain Akhtar, más conocido como el Expreso Rawalpindi, por su gran velocidad de juego. El Estadio de Cricket de Rawalpindi (RCS) data del año 1992, y fue construido con capacidad para albergar a 20.000 espectadores. En 2008 se trató de poner en marcha un proyecto de ampliación del estadio que finalmente quedó en nada por falta de financiación. Pero, además de éste, hay otros estadios de cricket en la ciudad, como el Pindi Club Ground, el estadio KRL o el estadio CMTSD Cricket. Otro deporte que también resulta muy apreciado en Rawalpindi es el hockey. Hay en la ciudad varios estadios para la práctica de este deporte.

Visitar los museos más importantes

Son varios los museos que no podemos dejar de visitar durante nuestra estancia en Rawalpindi, algunos de los cuales se localizan casi en terreno perteneciente a Islamabad. Una buena sugerencia es comenzar el tour museístico por el Museo del Ejército de Pakistán, de gran relevancia en la ciudad. Se trata de un museo fundado en el año 1961 y creado con la finalidad de guardar y preservar el pasado del Ejército pakistaní. Se trata de uno de los museos más grandes del país, donde se pueden ver uniformes, armas y otros elementos característicos de las fuerzas militares. Después no hay que perderse el Museo de Historia Natural de Pakistán, que data de 1976. Visitarlo es la mejor manera de descubrir aspectos destacados de la ecología y geología del país, ya que posee una completísima colección de más de 300.000 elementos. Se trata, además, de un destacado centro de investigación en la materia. Abre todos los días de la semana, excepto los viernes, de 10:00 a 17:00 h. Por último, una visita cultural a los museos de la ciudad no estaría completa si no nos acercamos al Museo Lok Virsa, aunque se localice en Islamabad, más que en Rawalpindi. Es el lugar al que hay que acudir si se desea conocer a fondo el patrimonio cultural paquistaní. Allí se pueden ver numerosos objetos como obras de arte, cerámica, tejidos, pinturas, etc., procedentes de muchas zonas del país.

De compras por Rawalpindi

Por su peculiar colorido y la riqueza de su cultura y de su artesanía, Rawalpindi es un paraíso para las compras. Existen varias zonas en la ciudad en las que es posible encontrar auténticos tesoros que llevar de vuelta a casa. Para empezar, señalaremos el Saddar Bazar, el principal centro de compras de Rawalpindi. Se trata de una zona repleta de edificios residenciales de la época colonial, tiendas, centros comerciales, sucursales bancarias, etc. Es la mejor zona de la ciudad para salir de compras, por ser un mercado moderno y de fácil acceso. Allí se puede encontrar todo tipo de productos locales. Dentro de la zona de Saddar, la plaza Gakkahr se dibuja como una de los lugares más relevantes, donde se pueden encontrar todo tipo de ropas y prendas de vestir. Muy cerca está la zona de Jabbar, donde se localizan las sastrerías más antiguas de Rawalpindi. Otra zona comercial de la ciudad es Raja Bazaar, en plena ciudad vieja. Es el lugar idóneo para encontrar artículos muy especiales a precios increíbles. De hecho, lo asequible de los precios es una de las características que definen el Raja Bazaar. Otros centros comerciales en la ciudad son el Midway Centrum, de estilo occidental, y el de los Jeques que es uno de los más grandes, donde se puede encontrar ropa de marcas extranjeras de importación.

Viaje a las ruinas de Taxila

Es una visita casi imprescindible, sobre todo para los apasionados por la arqueología, ya que las ruinas de Taxila, ubicadas a 28 km. al noroeste de Rawalpindi, son de las más importantes de todo el país. Allí se guardan las ruinas de la civilización de Gandhara, en el Museo de Taxila, y de la escuela Taksashila o Taxila, que fue un importantísimo centro de enseñanza hinduista y budista en la antigüedad, concretamente entre los siglos V a.C. y II d.C. Para visitar la zona es posible tomar un tren turístico que sale de Rawalpindi con rumbo a Taxila el primer domingo de cada mes. Sale a las 9:00 h. de la mañana y regresa por la tarde. Precio del billete: 9 €.

La fortaleza de Pharwala

Otra de las muchas excursiones interesantes que pueden realizarse en los alrededores de Rawalpindi. Este lugar se localiza a unos 40 kilómetros de Rawalpindi, viajando por la carretera de Lehtrar, en un entorno natural muy bello junto al río Swaan. Se trata de una fortaleza que fue construida en el siglo XV sobre las ruinas de un antiguo templo anterior que se cree que databa del siglo X. Actualmente se encuentra en un estado ruinoso, pero continúa atrayendo a numerosos visitantes. Sin embargo, como se considera que la fortaleza está asentada sobre zona prohibida, únicamente se permite su visita a los visitantes de Pakistán.

Islamabad, la capital de Pakistán

Muy cercana a Rawalpindi, a sólo 14 km. de distancia, la actual capital de Pakistán, Islamabad, se dibuja como un plan perfecto para pasar un buen día. La arquitectura de la ciudad, que reúne edificios modernos y otros antiguos, es uno de sus mayores encantos. Buena prueba de ello es uno de los edificios más representativos de la ciudad, la Mezquita Faisal, toda una joya arquitectónica. De las más grandes de Asia (hay quien dice que es la mezquita más grande del mundo) se trata de un templo muy bello construido entre los años 1976 y 1986. Otros lugares de interés en Islamabad son la Torre Saudi-Park, el edificio de la Asamblea Nacional o la Casa de Pakistán.

El santuario de Golra Sharif

Se trata de un lugar sagrado localizado cerca de las Colinas de Margalla, al norte de Islamabad, y relativamente cerca de Rawalpindi. Allí se encuentra el santuario, de gran importancia religiosa para los sufíes. Y esto es así porque en Golra Sharif nació Meher Ali Shah, un erudito sufí que fue santificado por sus seguidores. Cada año se celebra una especie de peregrinación al santuario de Golra Sharif para homenajearlo que congrega a miles de fieles. Además de visitar el santuario, merece la pena detenerse a conocer esta zona natural, donde se compaginan las colinas y las llanuras, que se extiende hasta Taxila, a 17 km. de distancia de Golra Sharif.

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
PK
Código postal :
46000
Latitud :
33.42900
Longitud :
72.84200
Huso horario :
Asia/Karachi
Universal Time :
UTC+5
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

  • Bhanati ~0 km
  • Chak Lala Cantt ~0 km
  • Dhok Chhachh ~0 km
  • General Head Quarter ~0 km
  • High Court ~0 km
  • Pir Wadhai ~0 km
  • Presidency Po ~0 km
  • Rāwalpindi ~0 km
  • Salkhetar ~0 km
Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

- Por carretera: Rawalpindi está atravesada por la carretera de Peshawar en dirección este-oeste y conecta con la N-5. La carretera de Murree también atraviesa la ciudad desde el sur hacia el norte. Por otra parte, la ruta N-5 une Rawalpindi con la mayoría de las ciudades de Pakistán, bien hacia el norte o hacia el sur. A la ciudad llegan dos grandes autopistas: la M2, de Lahora a Islamabad, y la M1, de Islamabad a Peshawar.  
- En avión: volar al Aeropuerto Internacional Benazir Bhutto de Islamabad es volar a Rawalpindi, ya que se localiza a las afueras de la misma ciudad. Hasta allí llegan aviones procedentes de diversos destinos nacionales e internacionales, por lo que es la alternativa más práctica para llegar al país desde el extranjero.  

- En autobús: existen varias empresas privadas que operan trayectos en autobús entre Rawalpindi y ciudades como Islamabad, Lahore o Peshawar, Murree, etc. Los autobuses son cómodos y suelen estar equipados con aire acondicionado. Un billete de primera clase cuesta entre 7,45 € y 22,30 €.  

- En tren: la estación principal del tren es compartida por Rawalpindi e Islamabad, y allí se puede tomar un tren a cualquiera de las ciudades más importantes de Pakistán. En Rawalpindi hay otra estación de ferrocarril en Saddar que data del año 1880 y que fue construida por los británicos, quienes desarrollaron numerosas vías ferroviarias en la zona con fines comerciales.  

- Transporte público y taxis: Rawalpindi es una gran ciudad, un tanto caótica. El transporte público consiste en minibuses, taxis y rickshaws, sobre todo. Pero por mucho que queramos evitarlo, los atascos en las calles están a la orden del día, incluso en las carreteras más pequeñas, por lo que conviene armarse de paciencia.

El transporte en Rāwalpindi

Aeropuerto internacional
Chaklala ~32 km
Otro medio de transporte
Qasim ~23 km