Localidad de Karpacz (Dolnośląskie)

polonia

Presentación

Muy cerca de las fronteras de Alemania y la República Checa, pero aún en territorio polaco, está Karpacz, una ciudad de la Baja Silesia que atrae a un gran número de turistas por la belleza de su paisaje montañoso. Karpacz se alza junto al monte Śnieżka (1.602 m.), el más alto de la cordillera de Karkonosze, que es a su vez la más alta de los Montes Sudetes. Con un clima de alta montaña, en invierno es un paraíso para los esquiadores, mientras que en verano se convierte en el lugar ideal para los apasionados por la escalada, el senderismo y las excursiones en la naturaleza. La zona ofrece un amplio panorama de hoteles y alojamientos para acoger a los turistas, así como una gran variedad de actividades lúdicas y de ocio.  

La localidad de Karpacz pertenece (de mayor a menor) a la provincia Dolnośląskie y al barrio Jeleniogórski.

La localidad de Karpacz cubre 37,99 km², tiene 5.063 habitantes (censo 2006) y una densidad de 133,27 habitantes por km². La altitud mínima es de 480 m, la altitud máxima es de 885 m.
El actual alcade de Karpacz es Bogdan Malinowski.
El nombre francés de la localidad es Karpacz, el nombre inglés de la localidad es Karpacz.
La página web de Karpacz es http://www.karpacz.pl

Visitas destacadas

La iglesia luterana de Vang, de Noruega a Karpacz

Es una de las atracciones más visitadas de Karpacz. Una iglesia luterana evangélica de madera que fue construida en la ciudad noruega de Vang (región de Valdres) en torno al año 1200, y trasladada hasta Karpacz en el año 1844 por mandato del rey de Prusia Federico Guillermo IV (entonces Karpacz pertenecía a Prusia). Se dice que para construirla no se empleó ni un solo clavo y, aunque ha sido reconstruida con posterioridad, conserva la mayor parte de la madera original. De hecho, aunque sus orígenes no están claros, los investigadores creen que fue construida en torno al 1200 y ampliamente remodelada hacia el año 1600. Hoy la mayor parte de los turistas que se acercan a Karpacz no dejan de visitar esta curiosa iglesia luterana localizada a las afueras de la ciudad, que es uno de los lugares de interés de la zona.

El trampolín de saltos de esquí Orlinek

Los deportes de invierno han sido tradicionalmente muy importantes para Karpacz y aún hoy lo siguen siendo, ya que son muchos los apasionados por el esquí que viajan a la ciudad para disfrutar de esta afición. Y, además del esquí, también tuvieron su importancia otros deportes como los saltos de esquí. De hecho en Karpacz se localiza uno de los trampolines de saltos más antiguos de la zona, el trampolín de Orlinek. Fue construido originalmente por los alemanes en 1912, de madera, y reconstruido en 1946 por los polacos, según las indicaciones del saltador de esquí polaco Stanislav Marusarz. Él mismo lo inaguró el 1 de enero de 1947 haciendo el primer salto. Sin embargo, el trampolín se derrumbó en los años 70 por los devastadores efectos de una tormenta. En 1979 fue vuelto a construir, utilizándose esta vez el metal como material estructural, y se modernizó en el año 2000 con vista a acoger el Campeonato del Mundo Junior de Esquí Nórdico que se celebró allí en 2001.  Adam Malysz es el saltador que tiene el récord del trampolín, con un salto de 94,5 metros realizado en 2004. Actualmente en verano el lugar se utiliza para practicar deportes de riesgo como puenting y descensos con cuerdas, y también como punto de observación para disfrutar de la belleza del paisaje.

La estación de esquí de Karpacz

Dadas sus características geográficas y climatológicas, la zona reúne excelentes condiciones para la práctica de deportes como el esquí, durante la temporada invernal. De hecho la ciudad dispone de una estación de esquí cercana que es uno de los alicientes más importantes de los turistas a la hora de viajar a Karpacz. Se trata de una estación de nivel intermedio, apropiada para uso familiar. El complejo de esquí dispone de 7 remontes y 6 pistas con diferentes niveles de dificultad, siendo la más larga de 2 kilómetros de longitud. Todas están equipadas con máquina de nieve artificial. En la parte más alta de Karpacz hay una excelente pista para practicar esquí de fondo. Hay zonas específicas para los esquiadores más inexpertos, o aquellos que acuden con niños, donde pueden practicar y deslizarse con trineos. También se puede practicar snowboard e, incluso, hay una pista de hielo para patinar. La zona cuenta, además, con todos los servicios necesarios para pasar unos estupendos días de esquí: servicio de alquiler de material, áreas de descanso, etc.
Tel. de información: 501 090 139.

El Parque Nacional Karkonosze

La cercanía de Karpacz con el Parque Naciona de Karkonosze, en los Montes Sujetes, brinda al visitante la oportunidad de explorar una zona natural bellísima y de realizar numerosas e interesantes actividades al aire libre. Existe una amplia red de rutas de senderismo, seis de las cuales conducen, por ejemplo, al monte Sniezka, uno de los lugares preferidos por los excursionistas. Sin embargo el parque Karkonosze, situado al sur de Karpacz, tiene otros muchos rincones que descubrir. Además de lagos de montaña, cascadas y espectaculares formaciones rocosas, se pueden contemplar en este entorno los kotly o circos, que son grandes huecos provocados por los glaciares durante la edad de hielo que están bordeados de rocas escarpadas, un paisaje digno de ver. En esta zona existen seis circos o kotly. Una de las excursiones que no hay que perderse en el Parque Nacional de Karkonosze es la llamada Piedra del Mediodía, situada en la ladera norte del monte Smogornia, en la zona oeste. Se trata de una gran formación rocosa de granito, de unos 12 metros de altura, que presenta curiosas formas originadas por la acción de viento. Esta piedra se ha convertido en un elemento muy característico de estas montañas.

Śnieżka, la montaña más alta de los Montes Sudetes

Está en la cordillera de Karkonosze, que forma parte de los Montes Sudetes, y, con sus 1.602 metros de altitud, es el punto más elevado de toda la cadena montañosa. Śnieżka, cuyo nombre significa cubierta de nieve, está muy cerca de Karpacz y se encuentra dividida entre Polonia y la República Checa. De hecho, la propia cima de la montaña es territorio de ambos países. Allí está la Capilla de San Lorenzo, que fue construida entre los años 1665 y 1681, y que ha servido como refugio de montañeros en muchas ocasiones. También se construyeron dos miradores: en 1850 en el lado polaco y en 1868 en el lado de la República Checa, hoy ambos abandonados. En torno a 1900 se instaló allí una estación meteorológica que fue demolida en los años 80. En el lado polaco, además del mirador abandonado, hay un edificio circular construido en 1976 que en sus días fue un hotel. En la parte checa, hay una oficina de correos y una estación de telesquí que comunica la cima con Pec pod Sněžkou, una aldea situada a los pies de la montaña.

La Cascada Szklarki, un prodigio de la naturaleza

Con su caída de 13,3 metros, se trata de la segunda cascada más grande de la cordillera polaca de los Karkonosze, tras la cascada Kamieńczyk que tiene 27 metros. Szklarki se localiza a unos 520 metros sobre el nivel del mar, y cae haciendo una curiosa forma en espiral. Por su belleza y el espectacular entorno en el que se enclava, es uno de los lugares más visitados de los alrededores de Karpacz, de la que dista 100 kilómetros. A la cascada se llega por una ruta cuyo recorrido ya supone todo un placer en sí mismo.  

El palacio de Wojanow, suntuoso y elegante

En el valle del río Bóbr está el Palacio de Wojanow que tiene más de siete siglos de antigüedad. Perteneció a la familia Von Zedlitz hasta 1727. Ya en el siglo XIX fue reconstruido en estilo neogótico y comprado por el rey de Prusia Federico Guillermo III como regalo para su hija. Está rodeado por un bello jardín que fue proyectado por el paisajista de los jardines reales de Berlín y Postdam. En el año 2002 un agresivo incendio casi destruye el palacio. Los daños fueron enormes, y sólo se salvó un salón de baile decorado con pinturas policromadas. Sin embargo, el entonces propietario del palacio lo restauró devolviéndole su esencia. Hoy acoge un moderno hotel. Está a algo más de 15 km. de distancia de Karpacz.  

Śnieżne Kotły, una maravilla de la geología

Al oeste de las montañas Karkonosze se localizan dos glaciares de circo situados a 1.175 metros de altitud. Se trata de accidentes geográficos extraordinarios, que merecen ser visitados por su peculiaridad y por la belleza del paisaje circundante.  Ambos glaciares tienen paredes de granito de unos 100 metros de altura, y en su interior hay pequeños lagos provocados por el deshielo. El lugar es también muy interesante desde un punto de vista botánico, ya que pueden encontrarse algunas especies alpinas de bastante rareza. La visita a los glaciares es muy recomendable en verano, incluso pueden escalarse siempre que la climatología lo permita (escalar está prohibido en los meses de enero y febrero).

El castillo Książ, en Walbrzych

Muy cerca de la ciudad de Wałbrzych, a 53,5 km. de Karpacz, encontramos uno de los más bellos castillos de Polonia y también uno de los más grandes, con sus 400 estancias. Fue construido en el siglo XIII para proteger las rutas comerciales de la zona. En el siglo XVIII se remodeló el castillo, que abandonó su original estilo gótico y adoptó una apariencia neoclásica, por obra de Jan Henryk von Hochberg. Una historia cuenta que en el castillo vivió una aristócrata inglesa llamada Daisy, esposa del último propietario. Bajo el nombre de princesa María Teresa Oliwia Hochberg von Pless, fue una de las mujeres más bellas de la época. Ya en la Segunda Guerra Mundial, el castillo de Książ cayó en manos de las tropas de Hitler. Hoy se puede visitar el interior, así como el parque que lo rodea.  

Redactor :

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
PL
Código postal :
58-540
Latitud :
50.76392
Longitud :
15.74351
Huso horario :
Europe/Warsaw
Universal Time :
UTC+1
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

- Por carretera: Polonia no cuenta con demasiadas autopistas, por lo que llegar hasta Karpacz en coche es relativamente complicado. Las autopistas polacas, todas de peaje, conectan únicamente las ciudades más importantes del país.  

- En avión: el aeropuerto más directo es el Copernicus Airport, en la ciudad polaca de Wroclaw, que dista 86,8 km. de Karpacz. Una vez allí se puede alquilar un coche o continuar con el transporte público. Si se opta por esto último, habría que tomar un autobús hasta Wroclaw Glowny y desde allí un tren a Jelenia Gora. En esta última población es posible coger un autobús a Karpacz que tarda unos 25 minutos.  

- En autobús: en Karpacz no hay estación de autobuses, pero la ciudad está conectada con Jelenia Góra, a 17 km. Desde allí parten rutas hacia todos los lugares de interés de los alrededores.  

- Transporte público y taxis: existen diversas paradas de autobús en la ciudad, que la conectan con los puntos clave de la zona. Sin embargo, disponer de un coche propio es, quizá, la alternativa más práctica y cómoda para el turista. Existe la posibilidad de utilizar taxis. La tarifa desde Karpacz hasta Jelenia Góra, a 17 km., es de aproximadamente 13,50 €.