Localidad de Affoltern am Albis (Zurich)

suiza

Presentación

Affoltern-am-Albis está situada cerca de Zurich, en Suiza, y ese hecho resulta ser una ventaja doble. Por un lado, la ciudad es esencialmente una parte de una de las capitales bancarias más importantes de Europa y puede disfrutar de todos los privilegios de esta afiliación. Por otro lado, Affoltern-am-Albis es en realidad una ciudad, un hecho que tuvo lugar hace 20 años. Y es que para ser una ciudad en Suiza, es necesario tener al menos 10 mil habitantes y la población actual de Affoltern es de aproximadamente 11,5 mil personas. Eso la convierte efectivamente en la ciudad más pequeña de la nueva adición al país. La nueva incoporación a la lista de ciudades suizas es económicamente próspera ya que su tasa de desempleo es prácticamente insignificante: 2,8% y la situación es cada vez mejor ya que Affoltern-am-Albis está llena de gente joven. Una cuarta parte de su población son niños o adolescentes y sólo el 12,3% son mayores de 65 años.

La localidad de Affoltern am Albis pertenece (de mayor a menor) al cantón Zurich, al distrito Affoltern y al partido Affoltern am Albis.

La altitud media es de 494 m.
El idioma oficial de Affoltern am Albis es Allemand. El nombre francés de la localidad es Affoltern am Albis.
La página web de Affoltern am Albis es http://www.affoltern-am-albis.ch

Visitas destacadas

Una iglesia que te hace sentir como en casa

El concepto de turismo puede ser diferente en las pequeñas ciudades. Como es natural, tienen menos atractivos que ofrecer, así que a menudo hacen hincapié en el aspecto humano: es decir, los visitantes son bienvenidos y se les anima a ver a la gente local e interactuar con ellos. Al menos, ese parece ser el mensaje que envía la Iglesia Reformada de Affoltern-am-Albis. El mensaje es simple y conmovedor. "Estamos orgullosos de la torre de nuestra iglesia, que es por lo general el principal símbolo de una iglesia" dice "pero estamos igualmente orgullosos de nuestro parque y del patio de recreo. Allí uno toca y canta, aprende y celebra, come y ora". La esencia del mensaje es que todas esas áreas están abiertas a todo el mundo y se invita a todos a compartir esas actividades simples y naturales con la comunidad local. Fomentar el sentido de comunidad es visto por los líderes de la iglesia como una tarea importante: tal vez incluso tan importante como la razón principal de existencia de una iglesia que glorifica y difunde las palabras de Dios. Una comunidad feliz consiste en individuos felices, y es por eso que los intereses de todos se tienen en cuenta y se piden los talentos de todos. Llegar, incluso si es solo por un par de horas, a un lugar donde tal lema se convirtió en realidad hará que te sientas como en casa.

Un teatro sótano

Se llama "La Marotte", traducido libremente como "capricho" o "debilidad", un nombre aparentemente apropiado para una institución conocida como "Teatro Sótano". De hecho, este teatro multitarea situado en un sótano abovedado y restaurado del siglo XVII, es el verdadero centro de la vida cultural de Affoltern-am-Albis. Para empezar, permite a la ciudad afirmar que cuenta con un teatro por cada 10.000 personas: otro logro (posiblemente único) raro y digno del Libro Guinness de los Récords. Además de eso, La Marotte es el verdadero Jack de todos los oficios culturales, ya que ofrece casi de todo: desde obras de teatro y películas hasta jazz y música clásica. Fundado en el año 2001, la institución ha estado tan bien organizada (y por lo tanto, ha conseguido un gran éxito) que por ahora puede presumir de contar con 450 miembros y 20 miembros corporativos. Su plantilla de alrededor de 50 personas es tan eficiente que permite 90 actuaciones al año, es decir, el ciudadano y sus invitados pueden disfrutar de una producción de alta calidad en vivo, ¡una vez cada 4 días!

El padre de la economía suiza

Existe un límite natural de lugares de interés que pueden ser exprimidos en una ciudad de más de 10.000 personas. Dicho esto, no hay que olvidar que la fortaleza bancaria con todos sus alcances (en más de un sentido de la palabra!) no está a más de 29 minutos de distancia. Y uno tiene que dar un paso fuera del edificio principal de la estación para encontrarse delante de una estatua notable alzada sobre un enorme bloque de granito de color marrón rojizo. La estatua está dedicada a un hombre excepcional que, literalmente, cambió Suiza durante el transcurso del siglo XIX: el político visionario Alfred Escher. Todo comenzó a partir de la necesidad industrial de construir un ferrocarril y un túnel a través de Gotthard. Para financiar el proyecto, Escher fundó uno de los dos mayores bancos suizos y uno de sus tres mayores compañías de seguros. Para proporcionar unos ingenieros capaces de planificar y supervisar la construcción, también co-fundó el Instituto Federal Suizo de Tecnología.  Un sueño imposible para la mayoría, fue casi un simple conjunto de pasos para un genio que se graduó con excelencia, con un doctorado en Derecho Común y que fue elegido para el Parlamento local a la edad de 25 años...La estatua de Escher es un vínculo espiritual con la historia y la oportunidad de conectar con un notable ser humano.

Un mito reescrito

Los monumentos parecen tener un significado especial y a veces hasta adquirir una vida propia en Zurich. Un claro ejemplo de tal monumento es una estatua de Ganímedes creada por Hermann Hubacher en 1952. El Ganímedes original es un personaje secundario de la mitología antigua. Un joven atractivo, que fue secuestrado por el dios supremo Zeus para convertirse en su sirviente y que, como resultado, pasó el resto de sus días entre los dioses en la cima del Monte Olimpo. No hay nada particularmente distinguido de este personaje mitológico, pero no es por ello por lo que apareció en la creación de Hubacher. El Ganímedes suizo es algo más que una víctima pasiva. Su postura es orgullosa y segura mientras que se está dirigiendo a un águila (que pasa a ser el mismo Zeus disfrazado). El joven negocia con el ave real y casi la obliga a que lo lleve a donde moran los dioses y reinan los espíritus. Claramente, él ve su oportunidad para ascender y es su elección consciente tomarla. Es difícil saber si Hubacher estuvo influenciado por la estatua de Escher pero es fácil suponer que estaba familiarizado con ella. Y él podría haber decidido reescribir el mito de acuerdo con el espíritu de la estatua.

Una perspectiva creativa

La zona está repleta de museos de calidad y es muy difícil elegir uno o varios de ellos. Hablaremos del Museo del Tranvía de Zurich, ya que parece ser un intento bastante inusual de espiritualizar la realidad. Es fácil admirar algo que es hermoso por naturaleza (como pinturas o esculturas) o algo que celebra la valentía y el espíritu humanos (como las aventuras espaciales, la aviación o el deporte de alto rendimiento). Es mucho más difícil encontrar lo inusual en eñ habitual y aparentemente mundano transporte de la ciudad. Cuando 500 personas forman un "club de Amigos del Museo del Tranvía de Zurich", museo que lleva abierto ya casi 50 años, es un fenómeno digno de atención. Todo comenzó en 1968, y durante más de 20 años el museo ni siquiera tenía un lugar permanente. Eel primer hogar del museo fue un antiguo depósito de tranvías en Warlau donde se trasladaron las exposiciones en 1989: era tan pequeño que podía contener no más de 5 coches. Sin embargo, justo después, el museo abrió sus puertas al público. En 2008 un sitio mucho más grande en Burgwies se convirtió en el hogar permanente del museo, y ahí es donde se pueden ver los coches viejos de todo tipos y colores, incluyendo el tranvía eléctrico más antiguo que aún funciona en Suiza.

Un regalo de amistad

Nada más que un pequeño muro separa un pedazo de terreno rectangular con un estanque y una pequeña isla del mundo exterior y, sin embargo, este muro transporta mágicamente a un verdadero pedazo de China en el centro de Suiza. Todo lo que asociamos con China se encuentra en ese lugar: una inscripción caligráfica sobre el portal principal que dice "Jardín Chino"; pequeñas esculturas que representan el dragón chino de las nubes; devoción a la naturaleza enfatizado por el jardín como una expresión simbólica de los "Tres Amigos del Invierno": el pino, el bambú y la ciruela que pueden sobrevivir durante la temporada de frío. El jardín fue entregado a Zurich por una ciudad de Kunming como símbolo de amistad.

De vuelta a Suiza

Los jardines orientales están relacionados con la paz y la tranquilidad, la filosofía y la contemplación. Es imposible imaginar el bullicio dentro de un jardín de estas características. Sin embargo, el bullicio es perfectamente natural en casi cualquier lugar recreativo de Europa. El paseo junto al lago es una oportunidad perfecta para disfrutar de lo mejor de ambos mundos ya que el Jardín Chino se encuentra justo al final del mismo. Adéntrate en él y la paz y la tranquilidad te abrazarán. Cuando salgas, serás recibido por los patinadores en línea, los bañistas y los artistas callejeros. Suiza y China se encuentran y se funden en un parque de Zurich. Todo lo que uno tiene que hacer es cruzar un portal mágico.

Una apuesta segura

Zoo es una palabra mágica que significa, casi inevitablemente, cosas diferentes en diferentes circunstancias. La visita a un zoológico nunca es aburrida porque las especies que se exhiben casi nunca son las mismas y, por norma general, cada zoológico tiene algo único que ofrecer. Para el zoológico de Zurich, este as en la manga podría ser una exposición especial de cachorros y recién nacidos. Uno de ellos, una marsopa común, ¡tiene tan solo una semana de vida! El zoológico está situado lejos del centro de la ciudad, está abierto los 365 días del año (incluso en Navidad y Fin de Año), y el precio de la entrada es de 22 francos suizos.

Flora

Para muchas personas es natural completar la fauna con la flora, y el Antiguo Jardín Botánico de Zurich permite a los huéspedes hacer precisamente eso. El jardín es propiedad de la Universidad de Zurich e incluye también un jardín botánico y un museo etnológico. También hay un jardín Gessner dedicado al dueño de un herbario privado que inició la colección. Esta parte del jardín tiene que ver con las plantas medicinales que han sido utilizadas durante siglos con fines curativos. El jardín también está abierto todos los días de 7:00 a 19:00 y está situado en el centro de la ciudad, en el antiguo bastión "Zur Katz".

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
CH
Código postal :
8910
Latitud :
47.27656
Longitud :
8.45172
Huso horario :
Europe/Zurich
Universal Time :
UTC+1
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

  • Zwillikon ~2 km
  • Dachlissen ~2 km
  • Hedingen ~2 km
  • Obfelden ~2 km
  • Aeugst am Albis ~3 km
  • Mettmenstetten ~4 km
  • Aeugstertal ~3 km
  • Bonstetten ~4 km
  • Uttenberg ~5 km
Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

Affoltern-am-Albis está a tan solo 29 minutos de la estación principal de trenes de Zúrich y ésta última está considerada como una de las estaciones más concurridas, no sólo en Europa sino en todo el mundo. Además, está muy bien comunicada con el aeropuerto internacional de Zurich: se tarda sólo 11 minutos en conmutar entre ambos, y los trenes salen cada 10 o 15 minutos. Todo esto significa efectivamente que se puede llegar muy fácilmente a Zurich y, por lo tanto, también a Affoltern desde todas partes de Europa. Una vez en Zurich, lo único que tienes que hacer es tomar un tren local conocido como S-Bahn. La estación de ferrocarril en Affoltern-am-Albis está a una parada de la línea S-9 y la estación terminal de S-15. La manera más fácil de viajar dentro de la pequeña ciudad sería comprando un pase diario. Éste autoriza a su titular a viajar en vagones de segunda clase dentro de la zona durante todo el día. Ambos trenes Intercity y regionales se pueden utilizar con un pase de este tipo. Los no residentes deben reservar un pase por lo menos con 5 días de antelación y, una vez reservado, puede ser cancelado o trasladado a otro día no más tarde de 7 días laborables antes de la fecha en cuestión. Los pases deben ser pagados en la oficina y el precio es de 45 francos suizos por pase.

El transporte en Affoltern am Albis

Aeropuerto internacional
Zurich ~22 km
Otros medios de transporte
Dubendorf ~20 km
Emmen ~23 km
Birrfeld ~25 km
Bergrestaurant ~32 km