Localidad de Arosa (Grisons)

suiza

Presentación

Arosa es una preciosa localidad suiza en plenos Alpes, famosa como resort donde practicar el esquí y otros deportes de invierno entre típicas cabañas de madera. Pero no es sólo eso… Alrededor del  movimiento que genera el turismo blanco se han potenciado otras muchas actividades, como ocurre en otros resorts alpinos. En esta ciudad de no más de 2.500 habitantes se celebra también el festival de la comedia todos los años en diciembre bajo una carpa de circo dispuesta sobre la nieve, una competición de coches clásicos que tiene lugar en septiembre por sus serpenteantes carreteras de montaña y hasta una semana de actividades deportivas y sociales para el público gay (Gay Ski Week). Los amantes de los deportes de nieve y la montaña en general tienen mucho que disfrutar en estos valles soleados de los Grisones sea cual sea su plan de vacaciones.

La localidad de Arosa pertenece (de mayor a menor) al cantón Grisons, al distrito Plessur y al partido Arosa.

La localidad de Arosa cubre 42,54 km². La altitud media es de 1.775 m.
El idioma oficial de Arosa es Allemand. El nombre francés de la localidad es Arosa, el nombre inglés de la localidad es Arosa.
La página web de Arosa es http://www.arosa.ch

Visitas destacadas

Un enclave privilegiado

Arosa está situada a 1800 metros sobre el nivel del mar en el Este de Suiza, cerca de la frontera con Austria. Quienes llegan aquí con el deseo de practicar el deporte alpino han de saber que disponen de una red de 225 km de pistas entre los valles de Schanfigg, donde está enclavada Arosa, y Lenzer. Son laderas soleadas y resguardadas del viento, en las que se disfruta de una media de ocho horas de sol cada día durante el invierno, lo que hace de esta estación de nieve un enclave privilegiado. Este resort  lleva recibiendo turismo más de cien años, ya que desde 1877 es un balneario conocido por la pureza de su aire. Actualmente cuenta con todas las infraestructuras que el esquiador y el amante de los paseos por la montaña en verano puedan desear. Y las posibilidades de alojamiento son tan variadas que son capaces de complacer a todo tipo de público, desde jóvenes mochileros hasta turismo de alto standing… Arosa dispone de numerosos alojamientos, desde campings hasta una amplia oferta de apartamentos y hoteles, incluidos dos hoteles de cinco estrellas.

Qué hacer en verano en Arosa

Hay muchas actividades con las que disfrutar los largos días de verano en Arosa. Para los amantes del senderismo, en torno a la localidad alpina hay 200 kilómetros de senderos por los que trotar: existen 6 rutas perfectamente señalizadas de entre hora y media y 3 horas y media de duración para satisfacer todos los niveles, desde iniciación hasta avanzado. En verano también se puede disfrutar de numerosas áreas de picnic en plena naturaleza y de diferentes ofertas de excursiones en bicicleta por la montaña y en torno a los lagos. Los que practican golf  también se sentirán satisfechos con el campo de golf de 18 hoyos, uno de los más altos de Europa, desde el que se tienen fantásticas panorámicas de las montañas de Arosa. Además, la población ofrece un aliciente especial. Cualquier turista que pernocte una noche como mínimo en Arosa, ya sea en un apartamento de vacaciones, en un camping o en un hotel, puede hacer uso de la tarjeta Arosa, un atractivo pase que permite disfrutar de numerosas actividades gratuitas. Entre estas actividades sin coste destacan la excursión en ferrocarril de montaña a Hörnli y Weisshorn, la entrada al pequeño museo histórico de Arosa (con una atractiva colección etnográfica sobre la vida en la zona en el pasado reciente), recorrido en el parque de naturaleza (con sus redes de senderos flotantes), un paseo en  bote de pedales por el lago, telesilla gratis y mucho más…

Eventos culturales y deportivos

Aunque no tiene más de 2.500 habitantes censados, la cantidad de visitantes que llegan a Arosa a disfrutar de la nieve o el agua del deshielo es tal que la ciudad se ha dotado de múltiples actividades culturales y deportivas para tener una oferta de ocio complementaria que atraiga un turismo joven y familiar…  En invierno, es conocido su campeonato mundial de fútbol de invierno, que se disputa sobre las aguas congeladas del lago Obersee. Muchos ex jugadores de balompié famosos disputan este trofeo cada año en enero. Otro evento que coincide con el invierno es el Festival del Humor de Arosa, que se celebra cada año en diciembre y abre la temporada de deportes de invierno con la visita y representaciones de muchas estrellas de la comedia y el cabaret… En julio, el festival de Jazz de Arosa permite escuchar esta maravillosa música desde el lago Obersee hasta el pico Weisshorngipfel. En julio y agosto, en pleno bosque Waldbühne, tiene lugar el festival open air más alto de los Alpes. Y entre agosto y septiembre, Arosa se convierte en un pequeño Mónaco alpino con su carrera internacional de automóviles clásicos en su recorrido de 7,8 km lleno de curvas entre Langwies y Arosa.

Oferta ilimitada de actividades de nieve

Los esquiadores y practicantes de snowboard pueden encontrar el sitio que estaban buscando en Arosa, que cuenta con club de esquí desde 1903. La de Arosa es una estación pequeña (70 km esquiables), en la que no hay pistas de gran dificultad. Por eso precisamente es el sitio perfecto para los esquiadores con nivel de debutante a intermedio. Múltiples y bien cuidados equipamientos transportan a los visitantes hasta una altura de 2.653 metros (con una cota mínima de 1.740 metros). La conexión de Arosa con la vecina Lenzerheide mediante un plan aprobado por referéndum en ambas localidades amplía el dominio esquiable hasta 225 km en total, y complementa la oferta de pistas para esquiadores avanzados…  Así se puede llegar de forma fácil justo al centro del paraíso del deporte blanco, con una nieve de calidad polvo envidiable…  Para los aficionados a los paseos con raquetas de nieve y trineos, también existe una oferta de rutas muy atractivas con o sin guía. Los niños disponen del Arosa Junior Club para aprender a dar sus primeros pasos sobre esquíes y surfear en la nieve a bordo de sus pequeñas tablas. Sin duda, todo está pensado para el turismo familiar, sin descartar otro tipo de visitantes…

Un hotel espectacular

Arosa dispone de un hotel espectacular cuyas instalaciones merece la pena mencionar y visitar en lo posible aunque no se esté alojado en sus lujosas instalaciones. Es el Tschuggen Grand, un hotel con dos características diferenciales que ha conseguido poner Arosa en la ‘wish list’ de los turistas internacionales más privilegiados. Por un lado, dispone de un spa de arquitectura impactante: el Spa Tschuggen Bergoase, una auténtica ‘catedral’ del bienestar personal con más de 5.000 m2, situada en una colina unida al hotel mediante un puente de cristal. Rodeado de vidrieras de colores, que durante el día dejan pasar la luz hasta una planta semisótano y por la noche se iluminan, este spa es, sin duda, una de las instalaciones termales más grandes y mejor equipadas de Europa, que no hay que perderse si se viaja hasta allí, especialmente al caer la noche. La otra instalación señera del hotel es el transporte para llegar a pistas de forma cómoda y adecuada a la categoría del hotel y sus huéspedes: un funicular de lujo privado para los clientes alojados allí, que dispone de dos vagones con asientos reclinables de piel, con calefacción incorporada… Un lujo para ir de seis en seis, cómodos y calentitos antes de lanzarse a surcar la nieve de la estación.

Disfrutar de un día de playa en Suiza

Un plan que no hay que perderse cuando uno está pasando unas vacaciones en Arosa es ir a la playa Lido en el lago Untersee, con su embarcadero, su entrada arenosa, un pequeño campo de golf y un parque de aventura sobre los árboles con senderos de troncos y barandillas de cuerda en el que hay varios niveles de dificultad, y que pueden realizar los niños desde los cuatro años. En verano este lugar se convierte en un rincón muy frecuentado por los turistas, ya que es una de las zonas de baño más atractivas de los alrededores. Además, con la tarjeta Arosa la entrada es gratuita.

Paisajes que no hay que perderse

El paisaje en los Alpes es espectacular, y esta zona tiene, como no podía ser menos, un buen puñado de espacios privilegiados que no hay que perderse. Como el Weisshorn, con sus vistas privilegiadas de 400 picos de los Alpes suizos y de otros países del entorno, a 2.653 metros de altura. Desde allí se divisa también Chur, la capital de los Grisones. La playa del lago Untersee, de la que ya hemos hablado, es otro de los rincones que no hay que perderse. Es una preciosa playa para pasar el día, con arena fina, prado anexo, tarimas para tomar el sol, piscina de niños climatizada mediante placas solares, piscina de 50 metros para mayores, mesas de ping-pong, restaurante, trampolines para lanzarse al agua… O el Eichhörnchen-Weg, un camino entre árboles llenos de ardillas, donde toda la familia puede dar de comer a estos graciosos animales del bosque.

Una estación de nieve con dos ambientes

Aunque se han unificado en un solo dominio esquiable, Arosa y Lenzerheide son dos localidades con ambientes muy diferentes. Arosa tiene un tipo de turismo tradicional de mayor edad, y Lenzerheide es el lugar que reúne en la zona a la gente joven. Quizá por eso Arosa programa cada año un número creciente de actividades y eventos, que intentan atraer una clientela más joven y ávida de complementar sus vacaciones en la nieve con otro tipo de atracciones culturales, sociales, etc. Por eso, sin duda, se celebra desde hace varios años en enero la Gay Ski Week, que complementa los deportes de nieve con fiestas, discotecas, spas y múltiples actividades apres-ski, destinadas a crear buen ambiente.

Festival de agua de Arosa

Si se viaja durante el estío a Arosa, no hay que perderse el espectáculo de luz, agua y música más grande de Europa, que tiene lugar varias noches a la semana durante los meses de verano y principios del otoño. Está patrocinado por los hoteleros y el transporte ferroviario de la zona, y se puede disfrutar por la noche todos los martes, viernes y sábados desde mediados de junio hasta finales de octubre. Un precioso espectáculo que se despliega ante los ojos de decenas de veraneantes con el cielo nocturno de los Alpes lleno de estrellas como telón de fondo…

Redactor :

¿Te gusta? Compártelo!

Cifras

Código del país :
CH
Código postal :
7050
Latitud :
46.78224
Longitud :
9.67993
Huso horario :
Europe/Zurich
Universal Time :
UTC+1
Horario de verano :
Y

Ciudades próximas

  • Litzirüti ~3 km
  • Molinis ~5 km
  • Langwies ~5 km
  • Peist ~6 km
  • St. Peter ~6 km
  • Pagig ~7 km
  • Tschiertschen ~7 km
  • Wiesen ~9 km
  • Lüen ~8 km
Booking.com

Únete a nosotros !

¿Cómo llegar?

- Por carretera: es posible, aunque difícil, llegar a Arosa en coche (recuerda, con cadenas en invierno), recorriendo carreteras de montaña y un total de 365 curvas cerradas, además de varios túneles, atravesando el pequeño enclave turístico de Langwies… En definitiva, una opción poco recomendable, salvo que se viaje en verano. Si a pesar de todo se decide ir en vehículo propio, se toma la autopista A11 desde Zurich, y luego se toma la A3/12 en dirección a Chur.

- En avión: hay tres aeropuertos internacionales relativamente cercanos: Zurich, Friedrichschagen (a 160 km cada uno) y Basilea (a 240 km).  Dispone de más conexiones el de Zurich, también llamado Kloten, pues a él llegan múltiples vuelos desde toda Europa. Desde Zurich se viaja a Chur en tren o en autobús, o bien se alquila un coche en el propio aeropuerto.  

- En tren: esta localidad alpina en el cantón de los Grisones, el más oriental de los 26 cantones suizos, es fácilmente accesible por tren. Para llegar a Arosa se puede tomar el ferrocarril Rhätische Bahn desde Chur, la capital del cantón.

El transporte en Arosa

Otros medios de transporte
Samedan ~32 km
Militaerlager ~30 km